En el Chaco, por el mismo combustible, se paga más caro que en Buenos Aires

No sólo el gas es más caro en el Chaco que en la ciudad de Buenos Aires. Desde hace un tiempo, también la nafta o el gasoil que se cargan en los surtidores locales demandan más esfuerzo a los sufridos bolsillos chaqueños que a los de sus pares porteños, ubicados entre los más privilegiados del país.

Como si fuera poco, desde esta semana los productos de Repsol YPF cuestan diez centavos más por estas latitudes que cerca del Obelisco, ampliando así aun más la brecha con los surtidores porteños.

El titular de la Cámara de Expendedores de Combustibles del Chaco, Oscar Díaz, confirmó que las naftas de Repsol YPF aumentaron esta semana su valor en diez centavos por litro. De este modo, el consumidor chaqueño que desee, por ejemplo, cargar el tanque con la nafta Fangio XXI deberá abonar $ 3,889 por litro, mientras que un porteño deberá pagar $ 3,549 por la misma cantidad y tipo de combustible.

Según la Cámara de Expendedores, el aumento responde a un reacomodamiento de precios que se viene dando porque "hay un retraso significativo" si se los compara con los valores del mercado internacional de combustibles. La entidad --además-- estima que lo más probable es que en los próximos días también las otras petroleras actualicen el valor del litro de combustible en sus distintas variantes que se ofrecen al público.

En las estaciones Repsol YPF que operan a nivel local desde el miércoles pasado la súper se consigue a $ 3,569 y la ultra diésel a $ 2,889.

Sin embargo, los consumidores se quejan de que cuando el barril de crudo descendió de 120 a 70 dólares, las petroleras no trasladaron esa rebaja en los surtidores, observando que casi siempre sobran motivos para actualizar los precios, perjudicando los bolsillos de los usuarios.

En los últimos años las petroleras dejaron de lado la práctica de aumentar de una sola vez todos los combustibles, y en su reemplazo resolvieron incrementar los valores por zonas, en forma escalonada y de a pocos centavos. Otra de las estrategias consiste en aplicar aumentos sólo en un tipo de combustible por vez, es decir que primero se actualizan las tarifas de --por ejemplo-- las naftas, y luego de un tiempo se hace lo propio con las del gasoil.

Comentá la nota