Chaco: entre gritos, la esposa de Capitanich defiende su gestión

La polémica ministra de Salud provincial da explicaciones en la Legislatura sobre las medidas que implementó para prevenir la epidemia de dengue. Mientras lo hacía, partidarios del PJ y la UCR discutieron en el recinto y fueron desalojados.
No podía ser de otra manera. La interpelación a la polémica ministra de Salud de Chaco, Sandra Mendoza, por las medidas adoptadas para prevenir y controlar la epidemia de dengue en su provincia se desarrolla en un clima tenso.

Tan tirante que mientras la funcionaria y esposa del gobernador Jorge Capitanich, defendía su gestión, partidarios del PJ y de la UCR que se encontraban en el recinto comenzaron a discutir a los gritos: hubo insultos y hasta algunos empujones, que obligaron a desalojar al público de la sala.

La cuestionada funcionaria y esposa del gobernador Capitanich había dado inicio a la sesión poco después de las 9. Lo primero que hizo fue agradecerle a sus colaboradores las tareas que realizaron para afrontar la epidemia. Es que, por primera vez, la ministra reconoció que el brote de dengue en la provincia adquirió la categoría de epidemia.

La interpelación había sido dispuesta por unanimidad por los diputados (hasta la propia bancada oficialista votó favorablemente). Pero el martes su presencia en la Legislatura se había puesto en duda porque durante todo el día corrieron versiones sobre su alejamiento del cargo. Esta información fue desmentida después por el propio Capitanich.

Chaco es una de las provincias más afectadas por el dengue, con más de 9 mil enfermos confirmados, y al menos un muerto.

Comentá la nota