Chaco es una de las cuatro provincias del país más castigadas por la histórica sequía

Chaco, San Luis, Córdoba y Santiago del Estero, son las cuatro provincias argentinas más castigadas por la histórica sequía que afecta a un tercio del área agrícola de todo el territorio nacional.

Si bien la escasez hídrica se extiende a otras zonas del país, como el norte santafesino y parte de Buenos Aires y La Pampa, el Chaco forma parte de un combo de estados provinciales que sólo sintieron un alivio el fin de semana con la legada de algunas lluvias importantes.

Desde el INTA reconocen que están en juego 10 millones de hectáreas de las 30 a 32 millones que se siembran. Es el 33 por ciento y en el caso de la soja, se renunciarían a 4 millones de hectáreas de las 19 millones que están previstas. El organismo nacional estimó que hay siete provincias afectadas en distintos grados. En esa enumeración figuran el sudoeste y el oeste bonaerense, la región agrícola que se encuentra al este de La Pampa, unas 5 millones de hectáreas de Córdoba, casi todo San Luis, Santiago del Estero, Chaco y la zona norte de Santa Fe.

Panorama del INTA

César Rebella, director del Instituto del Clima y Agua del INTA, trazó este panorama: En los últimos años el Océano Pacífico se enfrió por una serie de motivos como una menor radiación solar, una disminución de la luminosidad y la influencia de distintas corrientes marinas.

La sequía del año pasado obedecía al llamado efecto Niña que es el emergente de un Océano Pacífico frío y significa falta de precipitaciones. Así, durante la campaña 2008-09 estaba muy complicada la región Este del país. Y las provincias de Córdoba y de San Luis, por ejemplo, pudieron salvarse de esa prolongada sequía.

Este año se produce el efecto inverso. El Pacífico está más cálido y se instaló el fenómeno conocido como El Niño con precipitaciones en el Este y aguda falta de agua en el Oeste.

Existe un atraso de un mes a un mes y medio en las lluvias y el problema es que cuando comience a llover hará más calor y se necesitará una mayor cantidad de agua para poder sembrar. Con el daño en la cosecha del trigo y la falta de agua para sembrar maíz, el estímulo a la siembra de soja será mayor en esta campaña. La llamada soja de primera se puede cultivar hasta mediados de diciembre.

Los últimos estudios de Rebella aseguran que el clima puede mejorar hacia fin de año, aunque la situación ya es irreversible en el caso del trigo. La cosecha sería inferior en un millón de toneladas a la campaña pasada, cuando arrojó 8,2 millones. También pinta muy complicado en el maíz y el girasol.

Comentá la nota