Chaco busca recuperar al algodón como su principal cultivo

El gobierno chaqueño informó que busca recuperar al algodón como principal cultivo de la provincia tal como lo fuera años atrás, y para ello dispuso una serie de medidas de aliento a los productores pequeños y medianos, para llegar a una siembra de 300.000 hectáreas.
Históricamente Chaco fue una provincia textil y en el contexto nacional resultaba fácil identificarla de esa manera, así como a la región de Cuyo con la vid, a Río Negro con la manzana o a Catamarca y La Rioja con el olivo.

Ahora que la temporada está a punto de iniciarse, porque las condiciones climáticas son favorables y los productores confían en técnicas de siembra directa y surcos estrechos, también tienen dudas sobre los valores y la eficiencia que se pueden alcanzar.

El subsecretario de Producción Agropecuaria, Miguel Brunswig, detalló a Télam los programas de ayuda que se implementan para productores más pequeños, de hasta 10 hectáreas de siembra, los que son beneficiados directamente ‘con un plan de subsidios con fondo recuperatorio‘.

En otro estrato -el más importante por la cantidad- están los que siembran entre 10 y 100 hectáreas, que recibirán entre 250 y 300 pesos por hectárea de siembra. Aquí se incluyen entre 8.000 y 12.000 productores, dependiendo el número del ajuste de padrones.

‘La novedad en este esquema es que el productor firma una operación similar a la de una venta anticipada al gobierno, algo así como un plan canje‘, dijo Brunswig.

Agregó que el beneficiario recibe el combustible necesario para la siembra y, fundamentalmente, productos contra el picudo, la plaga más temida.

Con esta línea de productores calculan que sembrarán entre 150 y 200 mil hectáreas, a las que se agregan el resto que se maneja con financiamiento director del Banco del Chaco o a través de empresas, ya sean Cooperativas o acopiadores como lo hacen habitualmente, para llegar a un total estimado de 300.000 hectáreas.

‘Básicamente estamos dando asistencia técnica, financiando al productor y a la cosecha, también estamos haciendo una experiencia de seguro de riesgo y vamos a realizar algunas operaciones a futuro para asegurar el precio, al menos a los productores más chicos‘, subrayó el funcionario.

Para Brunswig el resultado de la campaña algodonera depende en buena medida del éxito en la estrategia a aplicar contra el picudo y, en tal sentido, explicó que realizan reuniones zonales con presencia de productores, desmotadores y acopiadores con los que constituyen comisiones para abordar cada tema específico.

Muy cerca de las estaciones experimentales del INTA, del Consejo Profesional de Ingenieros Agrónomos y empresas proveedoras de insumos, entre todos buscan acordar los métodos de aplicación que están probando.

Al respecto, el subsecretario Brunswig destacó que junto con el financiamiento para la siembra ‘se van a distribuir trampas de ferormonas para el picudo, entregadas directamente al productor, para que pueda hacer su propio control y chequeo‘, lo que antes se realizaba a través del SENASA.

Con relación al aspecto tecnológico, la cuestión no está totalmente definida porque ‘siempre están los que defienden el cultivo en surcos estrechos y otros prefieren el tradicional‘, dijo el funcionario.

Brunswig -quien además es técnico en la materia- con cualquiera de las formas ‘en la medida que se haga bien, sobre todo con un buen tratamiento de plagas, de camas de siembra y adecuada calidad de semillas, pueden obtenerse óptimos resultados‘.

Respecto a la crisis financiera internacional, al comparar con otros cultivos como la soja dijo que ‘la baja del algodón fue menor‘ y que las cotizaciones en los mercados ‘están contaminadas‘ por la entrada o salida de capitales especulativos.

No obstante subrayó que hoy el algodón ‘no se exporta sino que se importa‘, razón por la que pretenden -con esta con esta inyección a la producción- ‘volver a disminuir la importación y comenzar a exportar a otra vez‘.

‘Ese es el gran reto‘ subrayó el funcionario quien recordó -por último- que el 70 por ciento ‘del negocio algodonero, en el país, está en manos del Chaco‘.

Comentá la nota