Chaco abrió la discusión nacional por una nueva Ley de Radiodifusión.

Chaco abrió la discusión nacional por una nueva Ley de Radiodifusión.
Con la participación de distintos sectores de la comunidad, la provincia se convirtió ayer en la anfitriona del primer foro regional participativo para discutir el anteproyecto de la ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, que pretende reemplazar a la vieja Ley de Radiodifusión vigente desde la última dictadura.
Desde temprano personalidades del medio local, funcionarios del gobierno provincial y nacional, dirigentes sindicales, legisladores, periodistas e integrantes de la comunidad se hicieron presentes en el Complejo Cultural Guido Miranda para la apertura del foro y escuchar a los panelistas exponer su posición con relación al texto dado a conocer a mediados de mes por la presidenta de la Nación Cristina Fernández de Kirchner, anteproyecto que está sujeto no solamente a la discusión sino al enriquecimiento antes de ser enviado al Congreso.

Bajo la consigna participación, acceso, federalismo, pluralidad, inclusión social, diversidad cultural y nuevas tecnologías, el encuentro tuvo un considerable marco de público que luego de las ponencias tuvo la posibilidad de hacer su aporte y hasta el propio gobernador Jorge Capitanich, en su discurso de apertura hizo un reclamo a tener en cuenta en la normativa final.

El primer mandatario provincial, junto al interventor del Comité Federal de Radiodifusión (Comfer), Gabriel Mariotto y el presidente de la Comisión de Comunicación e Informática de la Cámara Baja, Manuel Baladrón fueron los encargados de dar el puntapié inicial a este foro que recorrerá el país y que tuvo como hecho histórico su inicio en el Chaco.

Baladrón resaltó que "este es el comienzo de una serie de encuentros que vamos a ir teniendo con las distintas provincias del país, iniciando así un debate con la sociedad en su conjunto". Cuestionó a la oposición dando cuenta que contrariamente a lo que opinan "esta es una ley a favor de la gente, de la sociedad y de la democratización de los medios de comunicación. Dicen que el tiempo no es oportuno y creo que cuando se trata de una ley participativa, inclusiva y no excluyente que es antimonopólica y que viene a reemplazar a una ley de la dictadura, todo tiempo es justo. Queremos que contenga y ordene a la radiodifusión en la Argentina y ese es el desafío que empezamos a recorrer desde el Chaco".

Por su parte el interventor del Comfer, Mariotto dijo que "el pueblo argentino viene postergando la opinión con respecto al diseño de las comunicaciones desde que logramos la reinstauración de la democracia en 1983. La plataforma de los partidos políticos como la UCR y PJ decían que había que cambiar la ley de la dictadura, la ley de radiodifusión, pero pasaron más de 25 años y no se ha podido discutir en el Congreso. El argumento para impedir el debate tuvo infinidad de abordaje, la ultima es que está bien el texto de la ley pero no es el momento, por eso nos preguntamos cuando es el momento porque en 25 años, siempre hay un tema de coyuntura. Tenemos una propuesta que sirve como disparador para que todos los ciudadanos puedan opinar y que los principios básicos de los derechos humanos, la libertad de expresión y derecho información estén garantizados en los casi 150 artículos de la propuesta".

Las interferencias

En su alocución del foro no estuvo ajena la denuncia de interferencias que sufrieran las señales del grupo Artear. El interventor del Comfer dijo que "lo vivimos con mucha preocupación institucional porque una interferencia que afecte a un medio de comunicación, si incluso esta interferencia fuera dirigida ex profeso, es un grave atentado a la libertad de expresión. Frente al hecho, el Estado reacciona con institucionalidad y a partir de las investigaciones del Comfer y la Comisión Nacional de Comunicaciones, intentamos dar cuenta del problema, además presentamos una denuncia en la justicia para que intervenga".

Más allá de eso detalló que "mientras tanto la empresa del servicio satelital luego de hacer un análisis de espectros, detectó que en Centroamérica estaban probando un telepuerto móvil, y en esa prueba, la señal de la empresa privada afectaba la señal de Artear. Corrigieron y las interferencias cesaron".

Más allá de estas explicaciones afirmó que "la empresa interferida sabe el origen de la interferencia, sin embargo al día de hoy siguen buscando al autor intelectual para mezclar el proceso de debate de la ley a un problema técnico que han sufrido". Además interrogó que "si esto ocurre con un tema que podemos certificar con el trabajo cotidiano, lo que debe ocurrir con otros temas que no manejamos".

Comentá la nota