En el Chaco hay 1.600 celíacos diagnosticados.

Así lo confirmaron especialistas de los hospitales Perrando y Avelino Castelán. Pero sostienen que, estimativamente, según las estadísticas y por las características de la población, existirían unas 10 mil personas con esta enfermedad.
Con motivo de conmemorarse ayer el Día Internacional del Celíaco, en el salón auditorio del Hospital Pediátrico Avelino Castelán se realizó una serie de actividades y de jornadas con el objetivo de difundir «esta enfermedad de la que poco se conoce».

«La enfermedad celíaca es una intolerancia permanente al gluten, y se trata de la enfermedad crónica intestinal. Los celíacos por tanto, no toleran el gluten, una proteína presente en el trigo, la cebada, el centeno, y la avena», explicó la gastroenteróloga del Pediátrico, Graciela Marín, quien fue una de las disertantes en la jornada para los profesionales.

Marín explicó que «la enfermedad se manifiesta en distintas etapas de la vida, no sólo en los niños, sino que actualmente se está diagnosticando más en los adultos con distintos tipos de síntomas que no son los mismos que se presentan en los niños, como ser la diarrea, desnutrición y retraso de crecimiento».

Por su parte, el doctor Santiago Picón gastroenterólogo del Hospital Perrando señaló que «puede pasar mucho tiempo y que no se diagnostique la enfermedad en el adulto, ya que éste tiene escasos síntomas y algunos de ellos son extradigestivos , es decir, que no se relacionan con la patología como por ejemplo problemas odontológicos, osteoporosis, anemia crónica sin causa, dermatológico, como la caída del cabello, o como algún tipo de dermatitis como llagas en la boca».

Los profesionales explicaron que la única forma de diagnosticar la enfermedad es a través de una biopsia intestinal, y que la única forma de controlar la celiaquía es mediante una dieta cien por ciento nutricional, sin gluten.

«Si el paciente deja de hacer la dieta, vuelve otra vez a tener los síntomas de la enfermedad o puede tener complicaciones graves, que incluso puede ser la vida», aclaró Marín. «La dieta no es una dieta común, como la hacen las personas que quieren adelgazar, que tienen días donde tienen los permitidos, el celíaco no puede ni siquiera probar una miga de pan», aseguró Picón.

DATOS OFICIALES

Los especialistas manifestaron que la celiaquía es una enfermedad social donde el niño o el adulto, además de la enfermedad propiamente dicha, tiene muchos problemas no sólo para conseguir los alimentos que debe consumir, sino que también éstos son muy costosos.

Según las estadísticas realizadas en la provincia, en el Chaco hay 1.600 pacientes diagnosticados con celiaquía, sostienen los especialistas que estimativamente por las características de la población chaqueña debe existir unos 10 mil celíacos.

«La celiaquía es una enfermedad hereditaria genética. Puede haber un 10 por ciento de posibilidad que en una familia haya más de un celíaco. No es imprescindible, pero cuando se diagnostica a un niño con celiaquía, se le debe hacer los estudios a los padres y a los hermanos de ese niño», explicó la doctora y agregó: «En nuestra población hemos encontrado que existe un 16 % de probabilidad que si en un grupo familiar hay un celíaco, puede haber otro que también tenga la enfermedad, pero puede suceder que no tenga los síntomas».

Según los especialistas «ser celíaco no implica ningún obstáculo para el desarrollo de una vida normal, y aunque es cierto que impone grandes limitaciones, pero una vez que se la diagnostica y se la trata correctamente deja de ser un problema».

Comentá la nota