Chacareros y referentes locales hablaron de las candidaturas surgidas en la Mesa de Enlace.

Distintos productores agropecuarios y dirigentes de entidades del sector opinaron a favor y en contra sobre las posibles postulaciones políticas de Alfredo De Angeli y Mario Llambías. También sobre la necesidad de representación en el Congreso.

Mientras cada vez se tensa más el diálogo entre el Gobierno y el campo y se preparan medidas de fuerza para los próximos días, los dirigentes rurales dejan ver sus intenciones de candidatura junto a los más avezados dirigentes políticos. En la última semana Alfredo De Angeli, de Federación Agraria Argentina (FAA) de Entre Ríos, no descartó integrar una lista para proponerse como legislador nacional, mientras que Mario Llambías, de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), envió a un emisario al asado organizado en Mar del Plata por el sindicalista Luis Barrionuevo. Esto, sin contar la infinidad de propuestas que reciben los integrantes de la Mesa de Enlace, de parte de casi todos los dirigentes partidarios.

En tanto, Eduardo Buzzi, presidente de FAA dijo a LA OPINION que le parecía bien la adhesión de Llambías al acto encabezado por Eduardo Duhalde en La Feliz, e incluso defendió al ex presidente y lo hizo responsable de la reactivación del país. “Si hubiéramos podido ir, seguramente alguien de nosotros hubiera ido”, admitió Buzzi a este medio.

LA OPINION consultó a productores y dirigentes locales sobre las posibles candidaturas y encontró las más variadas respuestas, aunque, en su mayoría, los referentes locales y chacareros se mostraron de acuerdo con que crezca la participación del sector que los representa, en las cámaras legislativas nacionales y de la ciudad.

El productor local Carlos Bunge, opinó que, “todo el sector debería participar en política. Desde concejalías, dentro de las ciudades y pueblos, en las delegaciones. No hemos participado por muchos años y tenemos que empezar a ocupar espacios”.

Por su parte, Luis Torregrosa, un pequeño productor de Pergamino dijo que, “por un lado lo veo bien, pero por el otro me gustaría que siguieran defendiendo los intereses del campo, que sigan luchando por los intereses reales del chacarero, no por los intereses personales porque si no entra la suspicacia. Creo que se está desvirtuando un poco la cosa”.

El director de la Federación Agraria en la región, Jorge Solmi tampoco opinó a favor de las postulaciones, dijo tener algunas dudas al respecto y que “no es cuestión de poner un cupo de productores, como fue el cupo femenino. Ahora viene un cupo de productores agropecuarios y mañana un cupo de torneros, un cupo de peluqueros, un cupo de reopositores de góndolas de supermercado. Yo no creo en la cuestión corporativa en el Congreso. Segundo, la pregunta que me hago es: para qué”.

Alberto Ferrari, otro productor consultado tuvo opiniones encontradas. “Acá no necesitamos un político, necesitamos un administrador de lo que la Argentina produce. El político bueno es el que no nació y el que se murió”, dijo Ferrari y prosiguió: “todo lo que sea por el bien del campo está bien, mientras no se politicen porque después todos los políticos intentan sacar sus réditos y entonces eso me da bronca. Me parecería bien que haya alguien que nos represente un poco más y que se unan”, concluyó.

Otro de los consultados fue Alberto Perfumo, un productor rural de Urquiza quien explicó que, “estoy de acuerdo con que el campo participe en las próximas elecciones, sea para nivel municipal, provincial o nacional, para que haya representantes valiosos y confiables para el agro”.

Por su parte, la dirigente de los Productores Autoconvocados, Antonia Caldentey, opinó a favor y contó que, “somos unos convencidos de que la otra fase de nuestra lucha es la participación política masiva del sector.  Decimos que como no se nos escucha sino con las medidas de fuerza, nos quedará trabajar arduamente desde ser fiscal de mesa, ser representante en una lista de un partido político, desde asambleas para que en las elecciones de 2009 podamos cambiar el Congreso”, concluyó.

Comentá la nota