Cese del fuego entre Nación y el gobierno porteño

Cese del fuego entre Nación y el gobierno porteño
Eugenio Burzaco cumplió ayer uno de los pasos que había prometido antes de asumir y retomó los vínculos formales con las autoridades políticas de la Policía Federal, un paso que considera necesario para empujar el alumbramiento de la nueva Policía Metropolitana, aún con fecha incierta. El ministro de Justicia, Julio Alak, recibió a Burzaco y al ministro de Seguridad porteño, Guillermo Montenegro, para comenzar a buscar acuerdos mínimos que permitan la convivencia de las dos fuerzas en el distrito de la ciudad de Buenos Aires.
"Armonizar y coordinar" fueron los verbos que eligieron los funcionarios a la hora de comunicar el contenido del encuentro, en el que también participaron los secretarios de Seguridad Interior y de Justicia de la Nación, Sergio Lorusso y Héctor Masquelet.

"El encuentro se dio en el marco del trabajo de coordinación que vienen desarrollando ambas administraciones para elaborar un protocolo que garantice el funcionamiento coordinado y complementario de las fuerzas", informó el Ministerio de Justicia nacional.

Los funcionarios acordaron encuentros periódicos con la participación de los jefes policiales para definir aspectos "operativos y logísticos". El gobierno porteño pretende destrabar el conflicto político que se agudizó con la aparición de un ex policía federal, Ciro James, que realizaba escuchas ilegales y que motivó acusación cruzadas entre la Casa Rosada y Bolívar 1. El gobierno de Mauricio Macri necesita que la Nación tome un mínimo compromiso para que no obstaculice el funcionamiento de la Metropolitana cuando finalmente salga a la calle. Macri presentará recién el martes el plan de acción de la policía distrital, con objetivos acotados a la cantidad de efectivos que pueda poner en la calle. "Con los efectivos que saldrán en esta primera camada, vamos a trabajar desde los barrios hacia el centro", afirmó el jefe de Gobierno.

Comentá la nota