De Cesare propone anular la elección del Defensor del Pueblo y resolver en 2009

El edil del Partido Socialista consideró que el proceso de selección “no ha podido ser desarrollado por este Concejo Municipal con la claridad que requiere tan importante Instituto”. Por eso propuso anular lo actuado y convocar nuevamente el año próximo.
La iniciativa, ingresada hoy al cuerpo deliberativo, plantea puntualmente que “se anula el proceso de designación de Defensor del Pueblo de San Carlos de Bariloche”, y que “se convocará, mediante Ordenanza, al inició del procedimiento de designación de Defensor del Pueblo, de acuerdo a la Ordenanza Nº 1749-CM-07 y su modificatoria, en el curso del año 2009”.

En caso de aprobarse, el criticado proceso de nombramiento del primer Defensor del Pueblo de Bariloche comenzaría a tratarse después del receso veraniego.

El Concejo había avanzado en la designación de una terna, sobre los 27 inscriptos aspirantes al cargo, pero la misma fue disuelta luego que ANB revelara que Antonio Jalil, uno de los ternados, había pertenecido al Partido para la Democracia Social del dictador Eduardo Emilio Massera. A partir de allí se amplió la convocatoria a los candidatos para que presenten antecedentes policiales y certificados que avalen lo incluido en cada uno de los currículums. Sólo 13 aspirantes quedaron en condiciones de acceder al cargo.

Pero ahora, De Cesar consideró que “el proceso de designación del Defensor del Pueblo de San Carlos de Bariloche, ordenado por la Carta Orgánica Municipal y reglamentado por Ordenanza 1749 - CM - 07, no ha podido ser desarrollado por este Concejo Municipal con la claridad que requiere tan importante Instituto”.

Al analizar los factores que “impidieron un proceso correcto”, el edil iguala en su consideración “la actuación del Concejo Municipal”, y las “publicaciones que afectan las imágenes de algunos candidatos”, aunque no especifica la referencia.

Otros factores mencionados por De Cesare, según consta en el proyecto presentado hoy, son la “reforma de la Ordenanza 1749; y la anulación de la terna de candidatos designada”.

“Todo ello hace necesario, a fin de dar a la designación del primer Defensor del Pueblo de la ciudad la claridad y limpieza imprescindible, la anulación del actual proceso, y su postergación para el año 2009”, señala finalmente entre los argumentos.

Comentá la nota