No cesa la tensión en Atenas: la oposición pidió la renuncia del gobierno

Cientos de jóvenes lanzaron piedras y bombas molotov a la policía y se enfrentaron con los agentes cerca del Parlamento, horas antes de los funerales de un estudiante secundario cuya muerte por un disparo policial desató las peores protestas de los últimos 20 años en el país.
Luego de tres noches de saqueos e incendios en Atenas y otras ciudades, el líder de la oposición socialista exigió la convocatoria de elecciones anticipadas, tras decir que el gobierno conservador del primer ministro, Costas Karamanlis, es incapaz de defender a la sociedad de quienes cometen desmanes.

Las escenas de destrucción de hoteles, negocios, edificios e infraestructura urbana, televisadas a todo el mundo, minaron aún más la aprobación al ya impopular gobierno conservador de Karamanlis, que se aferra al poder gracias a una exigua mayoría de una sola banca de las 300 del Parlamento.

"El gobierno no puede manejar esta crisis y perdió la confianza del pueblo griego", dijo George Papandreou tras reunirse con el premier en un encuentro de fuerzas con representación legislativa.

La violencia se desató el sábado por la noche tras la muerte de Alexandros Grigoropoulos, de 15 años, por disparos de un policía en el barrio ateniense de Exarchia, el más politizado del país y un bastión de grupos anarquistas. Los enfrentamientos con las fuerzas de seguridad se extendieron luego a otras ciudades.

Los funerales del joven estaban previstos para esta tarde en otro barrio de la capital. Los colegios y universidades de todo el país no abrieron sus puertas en señal de repudio.

Dos policías fueron arrestados anteayer y uno de ellos fue acusado de "asesinato intencionado".

En el centro de la capital, profesores y estudiantes se congregaron cerca de la Universidad de Atenas y comenzaron a marchar al Parlamento, en una de las manifestaciones convocadas para hoy para protestar por el aparente caso de gatillo fácil.

La policía anunció ayer 89 detenciones desde el inicio de los disturbios y dijo que 30 oficiales sufrieron heridas. Las autoridades dijeron no tener cifras de civiles heridos, pero fuentes médicas dijeron que hubo al menos 37.

Una huelga general está convocada para mañana.

El premier Karamanlis dijo que no habrá indulgencia con quienes protagonicen desmanes.

"Nadie tiene derecho de usar este trágico incidente como una coartada para acciones de violencia cruda, para acciones contra gente inocente, su propiedad y la sociedad en su conjunto, y contra la democracia", dijo el premier luego de una reunión de emergencia con el presidente, Karolos Papoulias.

"Le aseguré al presidente que ninguna indulgencia será tolerada a la hora de responsabilizar a personas" de los desmanes, agregó el jefe de gobierno.

Los peores hechos de violencia se registraron anoche en Atenas, donde unos 300 jóvenes armados con piedras y palos atacaron con bombas molotov hoteles, negocios, autos, la Cancillería y el Ministerio del Interior y se enfrentaron con policías cerca del Parlamento.

Comentá la nota