Cerraron más las importaciones para evitar que falten dólares en la economía

Cerraron más las importaciones para evitar que falten dólares en la economía
Solo los amigos de Moreno pueden importar. Las licencias no automáticas tardan 6 meses y a veces no salen. Ahora también se frenaron los permisos automáticos
La creciente fuga de capitales y el derrumbe del comercio exterior producto de la crisis internacional puso al Gobierno en un estado casi de desesperación por recuperar dólares a cualquier precio. La premisa es que la crisis económicas del país surgen cuando faltan dólares billetes para abastecer la demanda de los ahorristas.

En este contexto, y con el objetivo de cuidar el superávit comercial, la administración de Cristina Fernández endureció al máximo los controles a la importación, mediante la extensión de los plazos de las licencias automáticas y a través de fuertes presiones a algunos sectores para que ingresen al país, vía exportaciones, la misma cantidad de dólares de los que sacan. A su vez, las importaciones deben ser 20% menos que en 2008; de lo contrario, los planes no son aprobados por el Gobierno.

Hasta el momento, la gestión K había apelado a demorar los permisos no automáticos, que rigen para los productos más sensibles, pero en las últimas semanas, se le comunicó a los despachantes aduaneros que "la decisión de extender el plazo de resolución de las Licencias Automáticas Previas de Importación (LAPI) responde a una disposición de la Subsecretaría de Política y Gestión Comercial" y que "las autorizaciones podrían llegar a demorar hasta 10 días hábiles desde su oficialización, ya que así lo prevé el Acuerdo de la Organización Mundial de Comercio (OMC)".

El Centro de Despachantes de Aduana había iniciado gestiones ante la cartera productiva por las demoras en la agilización de esos trámites, que solían tardar, como máximo, 48 horas. Si bien 10 días es muy poco tiempo en comparación con los plazos contemplados para las licencias no automáticas, "generan una complicación de logística", se quejaron desde la Cámara de Importadores.

A estas trabas, se suman las recientes gestiones del secretario de Comercio, Guillermo Moreno, para que las empresas de calzado, juguetes y electrodomésticos importen sólo en la medida en que realicen operaciones de venta al exterior. Es decir, la lógica de "un dólar por un dólar". Fuentes de una de las empresas de calzado convocadas destacaron que Moreno les pidió que exporten y que abran locales en el exterior, si quieren importar mercadería. "De las posiciones arancelarias que nosotros producimos, la Argentina exportó el año pasado 272.000 pares. Y antes de la convocatoria de Moreno, Giorgi nos había aprobado un plan de importaciones anual de 300.000 pares –20% menos que en 2008–. El secretario de Comercio pretende ahora que vendamos al exterior casi lo mismo que exporta el país entero", se quejó un empresario, al tiempo que agregó que su empresa importa para completar la oferta y para hacer crecer la marca. "Si no le ponemos el diferencial de los productos desarrollados que no se producen en el país, no vendemos el resto", precisó.

Luego del primer contacto con Moreno, los fabricantes de este rubro fueron recibidos por el secretario de Industria, Fernando Fraguío, quien les relató, en un tono mucho más amigable, que esta medida apunta a sostener la balanza comercial y mantener las fuentes laborales en el país. El polémico funcionario volvió a convocarlos a comienzos de mayo, pero fue la última noticia que los empresarios tuvieron al respecto. Según explicó el directivo de la firma, "se cortó la comunicación y no sale ninguna licencia".

"Agarrate la valijita y andate a Angola a exportar algo", le sugirió Moreno a otro empresario del sector de electrodomésticos, que tiene 45 contenedores de línea blanca frenados en la Aduana por u$s 4 millones.

Existe una gran cantidad de compañías con mercadería varada en el puerto a la espera de que el Gobierno firme los permisos para ingresar. En el caso de calzado, juguetes y electrodomésticos, el trámite se frena en Comercio Interior, ya que debe pasar por el área de Lealtad Comercial, pero en el resto de los casos las demoras también superan ampliamente los 120 días y, en algunos casos, llevan hasta un año

Comentá la nota