Cerraron 500 cafés porteños en el año.

Los empresarios dicen que la demanda cayó un 30 por ciento. Reclaman una rebaja del IVA o un subsidio para el pago de sueldos de sus empleados.
El presidente de la Cámara de Cafés y Bares de Capital (CABA), Manuel Novo, dijo que cerraron 500 locales porteños en lo que va del año, 100 establecimientos más que los registrados la semana pasada por la Federación Empresaria Hotelera Gastronómica (Fehgra). "Las ventas cayeron un 30%, por lo que es necesario que haya una reducción del IVA a la mitad para el sector". Según fuentes de ambas entidades, "la industria gastronómica está muy golpeada por la crisis y, probablemente, empeore después de que el Ministerio de Trabajo homologue el aumento del 25% acordado la semana pasada" con los gremios. Los empresarios dicen que, por el aumento salarial, será más difícil aún mantener los puestos de trabajo. El sector es responsable del 7,8% del empleo nacional.

Consultado por el impacto que la crisis tuvo en cafés y bares porteños, Novo contó que sufren "una grave crisis desde comienzos de año por el altísimo costo fiscal". Según el directivo de CABA, para revertir los cierres de bares y restaurantes el Gobierno debería rebajar en un 50% la alícuota del IVA. "El aumento salarial, del 25%; la caída de ventas, del 30% en lo que va del año, y el elevado costo fiscal que debemos pagar mensualmente son tres factores que poco a poco nos están destruyendo como actividad", declaró Novo.

Ricardo Sánchez, vicepresidente de Fehgra, contó a Crítica de la Argentina que el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, está al tanto de la situación que vive el sector. "La semana pasada nos reunimos para pedirle una rebaja del IVA y un subsidio similar al que el Estado le otorgó a General Motors para evitar que haya despidos durante el segundo semestre del año", explicó Sánchez.

La semana pasada, en una reunión a puertas cerradas entre representantes gastronómicos y el funcionario se barajó la idea de imitar los planes anticrisis de Francia. El gobierno del país galo inmediatamente aplicó una reducción del IVA de 14 puntos (del 19,5% al 5,5%) a todo el sector para revertir la caída del consumo en restaurantes y bares. A cambio, se les exigió a los empresarios que bajaran los precios, no despidieran gente y emplearan al personal de las industrias más golpeadas. Tomada está estudiando la propuesta extranjera.

El presidente de CABA explicó que el sector de bares y cafés "está conformado por pequeñas y medianas empresas, por lo que una crisis no es una oportunidad, sino un altísimo riesgo de pérdida de inversión y puestos de trabajo".

Menos ventas para la mayoría

La Cámara Argentina de Comercio informó que 65,7 por ciento de los comerciantes registró, en mayo pasado, una caída en sus ventas respecto a igual mes de 2008. En una encuesta realizada por la entidad, de la que participaron cerca de 500 comercios minoristas de 126 ciudades de todos el país, se indicó además que 24,7% admitió que sus ventas se mantuvieron estables y sólo 9,7 por ciento aseguró que crecieron respecto al año anterior.

Comentá la nota