Cerrarían el Puerto de Mar del Plata y temen se produzca un estallido social de imprevisible consecuencias

El cierre del puerto de Mar del Plata podría determinarse en las próximas horas luego que técnicos especializados y prácticos realicen una balimetría este jueves , después de los serios problemas registrados el pasado domingo con un fresquero y este miércoles con un congelador que pudo ingresar gracias a la pericia del capitán que pudo sortear el banco de arena existente.
La falta de dragado del acceso a la máxima estación marítima marplatense a raíz de la rotura de la draga contratada , se vió agravado con la última sudestada que habría derribado la pared del canal principal.

Este miércoles, el congelador Ceres de la empresa Valastro hizo que se debieran realizar múltiples esfuerzos para lograr que el buque ingresara el Puerto marplatense, hecho similar al ocurrido con un fresquero que luego de un "panzazo" sobre el lecho marino, pudo zafar y no encallar en la boca misma.

Estos hechos movilizaron a los empresarios del sector a reclamar con vehemencia ante el Presidente del Consorcio Portuario, Eduardo Pezzati la adopción de alguna medida, quien luego de una ajetreada campaña electoral parece haber comprendido la gravedad de la situación.

Cabe señalar que una vez realizada la balimetría, será la Prefectura la que decida si sigue abierto o cierra el Puerto. De concretarse esto último unos 350 barcos serán los que quedarían imposibilitados de atracar en la banquina portuense, con el consiguiente e inimaginable perjuicio que acarrearía esta situación.

Muchos temen que con esta medida se cierren fuentes de trabajo en tierra y puedan suscitarse conflictos sociales de magnitud que sacudirían el ya conflictivo sector productivo, que parece abandonado a su suerte por las autoridades del área, tanto a nivel Provincial como Nacional

Respecto a las draga, hoy averiada, se pudo saber que recién estaría en condiciones de volver a su tarea en un período de entre 20 y 25 días, de cumplimentarse los plazos anunciados. Caso contrario el panorama es desalentador.

Por otra parte la industria pesquera de perder la operación del puerto de Mar del Plata, vería peligrar no solo toda la operatoria de exportación de los productos pesqueros, sino que se aumentarían sus costos que atentaría contra de la producción local .

Un reclamo de vieja data

Vale recordar que el Consejo de Empesas Pesqueras Argentinas (Cepa) hizo pública su preocupación hace pocos días, ante las crecientes dificultades que existen en el puerto de Mar del Plata para desarrollar con normalidad la operatoria de exportación e importación de mercaderías, la cual, se ha visto reducida a su mínima expresión.

Cepa se refería al servicio de portacontenedores que prestan las empresas navieras en el puerto de Mar del Plata se encuentra interrumpido por parte de una de ellas, Hamburgsud, a la vez que la restante compañía, Maresk, se encuentra operando con un barco que solo tiene posibilidades de trabajar a media carga. En este caso, en lugar de transportar 230 contenedores, debe hacerlo con 130, debido a que la operatividad del puerto se encuentra limitada ya que las posibilidades de acceso e ingreso se ven altamente restringidas. Esto obedece a que aún no han comenzado las tareas de dragado en las condiciones y con los elementos necesarios requeridos por las circunstancias actuales.

Indicó en ese entonces que las dos compañías navieras han expresado ante los exportadores su buena predisposición a continuar operando pero no pueden hacerlo si las condiciones actuales persisten. Una demostración concreta de esto es que una de las empresas ya no opera y la otra lo hace en condiciones de quebranto, no sabemos por cuánto tiempo más.

Comentá la nota