¿Cerrarían comedores escolares por deudas con los proveedores?

Las cuentas del Primer Estado Argentino están en rojo desde mediados del año pasado y la deuda con los proveedores de alimentos para los colegios se acrecienta. Mientras tanto Daniel Scioli se fue de vacaciones a la pista Saint Moritz, la más grande, prestigiosa y exclusiva pista de los exclusivísimos Alpes Suizos. Docentes indignados. Consejos Escolares que no pagan. En Varela se agotaron todos los argumentos. Un presidente que promete y no puede cumplir. Proveedores evalúan cortar los víveres con el inicio del ciclo lectivo. La intermediación del intendente ¿tuvo eco en la provincia?
Las pequeñas y medianas empresas de la Provincia que abastecen de mercaderías o servicios al Estado bonaerense siguen reclamando al Ejecutivo que cumpla con el pago "en efectivo" de las deudas que mantiene con el sector, ante el deficiente alcance del acuerdo de cancelación con bonos. Los proveedores de los servicios alimentarios de los comedores escolares amenazan con suspender los servicios ni bien se reinicie el calendario escolar y denunciaron retrasos en los plazos fijados por la Tesorería. Mientras tanto el Gobernador y su esposa, decidió escaparle a las altas temperaturas reinantes en términos climatológicos pero también políticos en la Provincia y el país, con una visita a la pista Saint Moritz, la más grande, prestigiosa y exclusiva pista de los exclusivísimos Alpes Suizos. Ambos fueron detectados sobre la nieve del Parador Corviglia.

varela sin plata

En Florencio Varela, uno de los distritos maás pobres del conurbano, donde miles de chicos humildes acuden a los colegios no solo para estudiar, sino para llevar un plato de comida a su estómagos, los proveedores ya no creen en lo que se les promete desde el Consejo Escolar. El presidente del organismo, Angel Luraschi, desde que asumió en diciembre pasado, promete y promete soluciones pero nada ha logrado. Con la buena voluntad no alcanza y las deudas van creciendo. Es más: hasta el intendente se hizo eco de los reclamos de los proveedores pero como se ve, ha fracasado en su intento. El Consejo Escolar varelense está practicamente paralizado. Sin fondos y con un panorama preocupante de cara al inicio del ciclo lectivo, en poco mas de un mes. Para entonces podria suspenderse la provisión de alimentos. Mientras tanto los paredones siguen proclamando el nombre de Néstor Kirchner y Daniel Scioli, como parte del modelo de distribucion de la riqueza. Las únicas deudas que se buscan "pagar" son con los acreedores internacionales, avaladas por el oficialismo. De las deudas internas, no se habla. Y la gente pobre es la más castigada.

deudas

"Las empresas a las que el Estado les adeuda menos de 300 mil pesos o que aceptaron cobrar sólo una parte en bonos están teniendo serias dificultades porque el efectivo no apareció como había anunciado la Tesorería", explicaron desde la Federación de Mayoristas y Proveedores del Estado (Femape).

A través de un comunicado, los proveedores explicaron que el reclamo se centra en una deuda "de 240 millones de pesos correspondientes a la mitad de septiembre y los meses de octubre, noviembre y diciembre". Ahora, esas empresas amenazan con no entregar 10 mil viandas a establecimientos educativos "por falta de alimentos".

Mediante dichos reclamos se pusieron en evidencia las dificultades en la implementación de la cancelación de la deuda provincial mediante bonos, pues el margen de operatividad de las pequeñas y medianas empresas proveedoras del Estado es menor, ante dicha escasez de efectivo, respecto las firmas de mayor envergadura.

Cabe recordar, que Economía bonaerense lanzó a mediados de diciembre pasado un bono para cancelar una deuda del orden de los 850 millones de pesos con proveedores. La operatoria contemplaba que las empresas pequeñas, a las que se les adeudan menos de 300 mil pesos cobrarían en efectivo, en tanto que las demás podían elegir aceptar sólo un porcentaje de la deuda en bonos y otro en efectivo.

Coletazo" bonaerense por una escapada del gobernador Scioli

Los docentes bonaerenses están que trinan, aunque -confiesan- de parabienes: sin más promesa de aumento salarial que una anticipada migaja producto del más fuerte rojo fiscal que evidenció la Provincia en los últimos 20 años, la estrategia del Gobernador para evitar las consecuencias de la ola de calor que agobia a los bonaerenses, les devolvió una sonrisa socarrona a los máximos dirigentes sindicales, que creen ver en la escapada del matrimonio provincial a los Alpes Suizos, un salvoconducto a la habitual queja de los padres que, desde siempre, responsabilizan a los docentes por el no inicio de las clases.

"Habrá que explicarles a los padres, que mientras nosotros esperábamos sentarnos a discutir los acuerdos salariales y paritarios de principios de año, el Gobernador se fue a esquiar a los Alpes Suizos; así no hay paciencia que valga, ni excusa de supuesta falta de fondos que contenta a nuestras bases", ilustró a la agencia Infocielo, una fuente sindical asombrada por la escapada del Gobernador, en medio de la crisis institucional que dejó a la propia presidenta, Cristina Kirchner, sin su viaje a China, producto de la crítica situación por la que atraviesa su relación con la Autoridad monetaria nacional.

Una rareza que evade incluso un explícito mandato constitucional: es que si bien la Carta Magna bonaerense no obliga al mandatario provincial a pedir autorización a la Legislatura para ausentarse del país por menos de un mes -éste es el caso- le impone, sí, un mandato que suena difícil que pueda encuadrarse en la situación actual: "En el receso de las Cámaras sólo podrán ausentarse (Gobernador y Vice) por un motivo urgente de interés público y por el tiempo indispensable, dando cuenta a aquéllas oportunamente", impone el Artículo 131 de la Constitución.

Fuentes parlamentarias consultadas por este portal, aseguran no haber recibido solicitud alguna por parte del Ejecutivo para ausentarse del país, ni notificación explícita del mismo, para hacerlo por "un motivo urgente, de interés público", que lo hayan obligado a viajar.

Comentá la nota