Cerone: "nos siguen contando un cuento que ahora se llama fiebre porcina".

Se reunió en Buenos Aires por la crisis en el sector gastronómico. La actividad bajó en números alarmantes. Esperan definiciones que ayuden al sector. Piden medidas que involucren a todos y no perjudiquen solo a unos pocos. Los detalles.
El empresario tandilense Luis Cerone contó este jueves que "el miércoles fuimos convocados de urgencia como representantes de la provincia de Buenos Aires, a la reunión de FEHGRA para analizar la situación reinante en distintos puntos ante esta pandemia y la crisis que bajó con números alarmantes la actividad turística bonaerense".

Explicó que "los días se suceden uno tras otro, y los gastos siguen, las facturas se convierten de a pagar-en impagas, las cargas sociales se convierten en deudas impagas y todas las medidas que se están tomando son bastante preocupantes porque no definen nada y son contradictorias"

Al plantearle la razón de esa afirmación, contó que "por un lado no son homogéneas en el resto del País, ni mínimamente en la ciudad. El viernes (por hoy) hay asueto provincial y municipal, pero las actividades privadas se mantienen. En Tandil cierran los boliches bailables que puede ser una medida acertada desde el punto de vistas epidemiológico, pero la realidad que vas a un supermercado y esta lleno de gente".

Añadió que "cual es el concepto con el cual se maneja. Nos lavamos las manos, nos dimos cuenta que el barbijo no existe. Nos dimos cuenta que los ojos nunca los protegimos y ahora nos dicen que no los tenemos que tocar porque es un lugar muy apto para el contagio. Los guantes tampoco sirven porque los sacas y están infectados por las manos transpiradas y automáticamente los guantes se transforman en el vehiculo por donde entra el virus".

Como ejemplo, de lo observado el miércoles en la ciudad Autónoma de Buenos Aires, Cerone señaló que "a las 05:30, cruzando con colectivos, la boca del subte con gente apiñada a 20 centímetros una de otra y y escuchas al jefe de gobierno que dice que gracias a las medidas de salud que se tomaron, como lavarse las manos 10 veces por día y no tocar las pasarelas se amesetó la pandemia. Realmente, uno no sabe en que creer".

Mas adelante, manifestó que "para el sector es muy preocupante, es la gota que termina de rebalsar el vaso, la realidad indica que estamos en un país en crisis, nos esta pegando muy fuerte y el gobierno mira para el otro lado. La oposición no se hace sentir como debiera. Los bancos no dan crédito. La actividad económica se reduce y el estado dice que recauda menos".

Al plantearle si ese Coctel de situaciones marca una cuestión de riesgo, el prestador turístico planteó que "creo que con pandemia o sin pandemia, estamos enfrentados a un problema que Estados Unidos resolvió inyectando sumas de dinero importantes".

Completó diciendo que "acá, por el contrario, sacamos planes para autos, lavarropas, heladeras o motos, y hasta ahora no se ven los efectos positivos. Ahora fue necesario un cambio de autoridades que hasta la semana pasada no existía. El proyecto es que van a pedir a los bancos sacar la liquidez con un bono voluntario. Ahora, pregunto, el sector privado puede seguir aguantando la recesión, sobre todo el que requiere de mucha mano de obra, no aguanta, no hay crédito, no hay actividad económica, no hay venta, no hay subsidio, no hay ninguna posibilidad de diferir nada, porque se cortan los servicios esenciales".

Por último, marcó que "en la actualidad, superamos todos los días la cantidad de dependientes de la cantidad de clientes, en este fin de semana largo forzado, la silla no funciona porque no hay gente. La realidad es que no vienen turistas, se nota en todos lados. Mientras tanto nos siguen contando un cuento que ahora se llama fiebre porcina".

Comentá la nota