Lo más cercano a un curro, cobran inscripción en Ciencias Económicas

Lo más cercano a un curro, cobran inscripción en Ciencias Económicas
La decana Beatriz Maza justifica el cobro de una tasa de inscripción, bajo la supuesta “venta de un servicio de apoyo a los alumnos ingresantes a la facultad”; además de encubrir un sistema ilegal de restricción al ingreso universal, esta licencia aprobada por los órganos de gobierno de la unidad académica tiene un tufillo a curro.
Según la propia decana, el procedimiento de ingreso fue implementado en 2005 y hasta la fecha la Facultad ha venido cobrando un monto único anual a los aspirantes a las carreras de grado.

El ingreso para el ciclo 2009 a Ciencias Económicas, tuvo un costo de 100 pesos, monto que de acuerdo a Bety Maza, se utilizó para cubrir los costos de los materiales cedidos a los alumnos en el curso de nivelación o ingreso, mientras que el resto se habría imputado en gastos de honorarios de docentes que trabajan desde principios de febrero en el dictado del curso, un argumento que fue luego rebatido por alumnos de la Facultad, quienes sostienen haber visto a estudiantes avanzados de la facultad al frente de las comisiones. Otra versión brindada por Maza al respecto, indica que se erogó un monto importante a docentes en concepto de la propiedad intelectual, por la elaboración de los cuadernillos utilizados en los cursos.

Para la máxima autoridad de Económicas, el canon de 100 pesos que los estudiantes abonan en un banco de la Capital, corresponde en su totalidad a los costos del servicio de apoyo a los aspirantes a las carreras de grado, que presta la facultad similar a aquellos que se prestan en los institutos privados.

Pero, a diferencia de otras unidades académicas de la UNCA donde no existe un sistema semejante, en Ciencias Económicas el curso de nivelación para aspirantes a primer año es un escollo que no se puede sortear, ya que la normativa interna aprobada por los órganos de gobierno a fines de octubre de 2004, establece que el curso nivelatorio que se imparte es obligatorio, lo que demuestra que el sistema de ingreso, es cuanto menos coercitivo.

Aunque, no pudo conocerse la cifra exacta de aspirantes, se cree que en 2009 ingresaron a la Facultad de Ciencias Económicas y Administración cerca de 300 estudiantes preuniversitarios. Este número aproximado, revelaría que la decana manejó cerca de 30 mil pesos en recursos extrapresupuestarios.

Muchos creen, que bajo de la figura del “aspirante” - aún no llega a ser alumno de la facultad -, hay en uso un artilugio administrativo por parte de las autoridades de la facultad, para escapar al alcance de las normas de la educación superior, y no caer en una contravención, ya que la ley establece la gratuidad de la enseñanza de grado en todas las universidades públicas.

A la luz de las evidencias, es necesaria la intervención del ministerio público para avalar o no, este tipo de procedimientos que están atentando contra el legítimo derecho de los ciudadanos a una educación superior libre y gratuita.

Comentá la nota