Cerca de 800 trabajadores rurales perdieron su empleo en Chubut

"En 2007 estábamos en unos 3.400 trabajadores, hoy estamos en unos 2.600", señaló el delegado de UATRE en la provincial, Adrián Nocera.
Peones rurales de Chubut ven peligrar sus fuentes de empleo por diversas razones.

La Unión Argentina de Trabajadores Rurales de la República Argentina (UATRE) alertó sobre las consecuencias de la crisis del campo y su impacto en la cantidad de puestos de trabajo en la Patagonia Austral. Además, ese gremio cuestionó la falta de "honestidad" de algunos empleadores, lo que termina afectando también la calidad laboral de los obreros que son obligados a renunciar, perdiendo así sus derechos adquiridos como trabajadores normalizados.

Adrián Nocera, delegado de UATRE en Chubut, manifestó que se perdieron cerca de 800 puestos de trabajo, de diferentes actividades vinculadas al campo entre 2007 y 2009.

Al buscar explicaciones a esa situación, afirmó que se debe a varias causas, pero consideró que las consecuencias no sólo se ven reflejadas en la pérdida de puestos de empleo de los trabajadores ocasionales, sino también de los registrados, que eran empleados en forma permanente.

Agregó al respecto: "muchos fueron obligados a renunciar y a trabajar en negro o a ser monotributistas. Porque algunos vivos o deshonestos hacen renunciar al personal que estaba registrado, perdiendo así los derechos como trabajador.

Por ejemplo no acceden al fondo de desempleo que se garantiza desde el gremio a partir de la inscripción del trabajador en el Renatre (Registro Nacional de Trabajadores Rurales y Empleadores)", cuestionó Nocera.

MENOS EMPLEO

La sequía es una problemática histórica en los campos de la región pero como ocurrió en otros puntos del país, en los últimos años no ha perdonado al sector del campo. A esto se sumaron heladas y nevadas tardías en algunas zonas.

La consecuencia fue la pérdida de cabezas de ganado en toda la provincia. "Nuestra fuente de trabajo es la ganadería ovina que es el fuerte en la provincia y en la región. En épocas de trabajo de esquila se tomaba una cantidad de mano de obra importante desde el mes de julio y hasta enero. Eso ha disminuido mucho también", lamentó Nocera.

"Esto hace que si comparamos con los valores que teníamos en 2007, estábamos en unos 3.400 trabajadores, hoy estamos en unos 2.600 trabajadores contando los de la esquila también", graficó.

La baja de personal ocasional también se registró en otras actividades como la cosecha, sobre todo en el valle de Chubut. "Las heladas afectaron la producción de cerezas que en los últimos tres años había sido muy positiva", dijo el delegado.

Pero más allá de la crisis, el gremio rural denuncia también prácticas desleales de parte de dueños de los campos, como ya señaló Nocera. "Está claro que si se quedaron sin animales no podemos obligar a nadie a tener empleado un trabajador, pero eso tiene que ser según lo exige la ley", consideró.

"A pesar de lo difícil de la situación estamos detrás de un proyecto de dignificación del trabajador en el campo, esto significa que tenga un estándar de vida como se lo merece y que vuelva la familia rural al campo, que no esté el hombre solo trabajando en el campo. Nosotros también trabajamos cuando es posible para que los productores accedan a subsidios para que logren afrontar los costos de tener trabajadores registrados, por eso no hay lugar para ser deshonesto y obligar a los trabajadores a perder sus derechos", insistió Nocera.

Este año apuestan a la prevención en salud

El gremio rural tiene hoy en Chubut 2.600 trabajadores legalmente registrados, pero además la Patagonia Austral cuenta con trabajadores afiliados en Santa Cruz y Tierra del Fuego.

"La baja de trabajadores en el sector, además de afectar evidentemente la calidad de vida del trabajador y su familia, afecta a la obra social y al gremio. Por eso esta realidad también nos obliga a hablar con los prestadores de la obra social por el impacto negativo que tiene en nuestras finanzas. Aún así tratamos de no dejar de mejorar a pesar de la crisis", dijo Adrián Nocera, delegado de Uatre para Chubut y la región sur de Patagonia.

Nocera indicó que este año desde la obra social de los trabajadores rurales se pretende fortalecer las políticas de prevención. "Hoy contamos con una ambulancia que nos suministró el gremio a nivel nacional, tenemos también desde este año dos consultorios móviles que comenzarán a recorrer la provincia para hacer prevención, además de un consultorio odontológico móvil. Vamos a hacer tareas de prevención en todo lo que es cardiología, diabetes, pediatría y ginecología", detalló.

"Y una vez que pase el invierno seguiremos con el módulo odontológico y con las rondas sanitarias que tenemos en los campos. Es un trabajo que lleva tiempo, un importante costo y tenemos que recorrer una amplia y vasta extensión de territorio con la misma gente que tenemos acá en la obra social, siempre con el apoyo de médicos que están comprometidos con la prevención y que colaboran con nosotros en cada especialidad", sostuvo Nocera.

Comentá la nota