Cerca de una movida que puede cuestionar su imagen, Eseverri hace una movida K: se reúne con fomentistas amigos y divide a la dirigencia

El lunes se verá en la calle algo más que una marcha contra el delito: es la propia imagen del mandatario la que está en juego. Eseverri lo sabe, lo entrevé en el ánimo de la convocatoria y ha decidido salirle al cruce.
El primer intento es la reunión de este miércoles, con fomentista, adelantada por el jefe de Gabinete, Héctor Vitale, a infoeme.com. Como antes con el campo, la estrategia es dividir a la dirigencia. Pero la inseguridad no es como las retenciones.

La marcha lanzada por la Multisectorial por la Seguridad es imprevisible: aún no se sabe qué magnitud puede tener cuando empiecen a sumarse vecinos el lunes a las 20:00. Lo que sí es claro es lo que está en juego: como ya se dijo en este mismo medio, en la columna del domingo 8, todos –incluso José Eseverri- saben claramente que en la base del cuestionamiento por la supuesta inacción del Gobierno local ante el delito, cada queja le apunta directamente a otra cosa: tiende a erosionar la autoridad del Intendente como jefe político de la Ciudad.

Por eso José no puede caminar hacia la movilización del lunes como quien espera una lluvia. Decididamente convencido de la estrategia de no aparecer frontalmente en el tema donde más se lo reclama (hoy a los 16 patrulleros nuevos conseguidos en La Plata los anunció Héctor Vitale, y no él) decidió usar una receta K: dividir el frente opositor.

Ya lo intentó antes, con la Sociedad Rural, en el tema del uso de los fondos de la tasa vial: mientras la entidad reclamaba por la derivación y acumulación de esos recursos, el Intendente les mandó a decir que ya se había reunido “con otros productores”, que avalaban su criterio de inversiones en mantenimiento de la red vial.

Este martes, el Jefe de Gabinete anunció el retorno de esa estrategia: con la movilización lanzada por al Multisectorial y con decenas de mails circulando por la Ciudad en franca convocatoria para el lunes a las 20:00, dijo que el Gobierno tiene en carpeta una reunión “con fomentistas, en un lugar reservado, para que puedan expresarse sin temor a las represalias”.

Es, claramente, la misma estrategia que Néstor Kirchner usó con el campo: el “divide y reinarás”.

La reunión con los “productores agropecuarios” cercanos al Ejecutivo también fue más o menos “reservada” y al día de hoy no se sabe quiénes eran. En eso las convocatorias son iguales.

Donde no se parecen en nada es en el tema. Allí donde el enojo por las retenciones o por el uso de la tasa vial tomó al campo en un momento de estancamiento en su relación con la sociedad civil (tras los cortes de ruta el romance del sector con la gente está en un impasse) el tema de la inseguridad gana adeptos hora por hora, al mismo ritmo que los delincuentes vuelven a robar o a pegarle a ancianos.

Eso es diametralmente distinto. El apoyo social que al campo le cuesta tacto y seducción permanente, al planteo que propone un “basta” por la inseguridad le lleva segundos ganar apoyos.

Y hay que ver si en esta materia –como intentará José- es conveniente seguir las instrucciones del manual de Néstor.

Comentá la nota