UCR cerca de llenar el álbum (Negri, la difícil)

Ayer las negociaciones llegaron hasta un punto que facilitaría el acuerdo, pero nadie lo firmó con su propia sangre. El actual presidente de la UCR estaría en contra y no participaría. Igual, habría un nuevo embate aliancista nacional.
En la UCR un acuerdo es tan posible como que se vaya todo al diablo. Igual, los ingenieros en diseño de listas creen poder conformar a todos, menos a Negri, que preferiría aislarse: Mestre al Senado, Aguad a Diputados, Giménez al Comité Provincia, Nicolás al Comité Capital y Becerra al Comité Nacional. Pero, ¿no falta, acaso, un último embate pactista?

Ayer el presidente del bloque de senadores, Ernesto Sanz, anticipó que el pactismo no se dará por vencido. En declaraciones a Cadena 3 dijo que la UCR nacional quiere sumar la mayor cantidad de legisladores «y si eso significa que hay que construir alianzas, hay que avanzar». Y, puntualmente, consultado sobre si apoya un acuerdo electoral entre el radicalismo y Luis Juez, enfatizó: «Totalmente».

El titular del Comité Provincia, Mario Negri, el abanderado del pactismo, está invitado a una reunión en el Comité Nacional junto al resto de los presidentes de distrito. Allí, todos escucharían de boca de Gerardo Morales el consejo de anudar alianzas en las provincias con el criterio que ayer explicara Sanz, y que tuvo días atrás como adelantado a Heriberto Martínez: son «frentes electorales» sin compromisos a futuro.

Luego, sesionará la Convención Nacional y quizás en esta sucesión de eventos institucionales partidarios esté escondida la última esperanza de Negri por cerrar un acuerdo con Juez.

El entrerriano habría sido intransigente ayer en las conversaciones, mantenidas por teléfono y mediante emisarios, para confeccionar listas de candidatos al Congreso y de autoridades partidarias que lleve paz a todos. Cree que una polarización entre el peronismo y el juecismo achatará las chances de la UCR. Preferiría no arriesgarse con una derrota que sospecha holgada y amagaría con conservar su imagen en formol hasta 2011, para disputar ese año por el viejo sueño de la intendencia de Córdoba. Después de todo, el anagrama de «Mario Negri» es «niega morir».

Pero, ¿no es el Palacio 6 de Julio la ilusión de Mestre? ¿Acaso Negri presiona así para que el hijo del ex gobernador observe que como candidato a senador por la UCR en soledad corre el riesgo de destrozar sus ilusiones municipales? ¿Hace pedagogía con el terror? Mestre, precisamente, balancea los posibles escenarios y no está, todavía, del todo decidido.

Aguad, en tanto, quiere repetir en Diputados y no descartó nunca ser candidato por la Lista 3, aunque prefiera la alianza con Juez. Después de todo, el anagrama de «Oscar Aguad» es «rosca aguda».

El presidente del Foro de Intendentes, Alberto Giménez, aparece como el favorito para comandar el Comité Provincia. Así, los intendentes no esconderían las manos en la elección del 28 de junio, pecadillo del que suelen acusarlos cuando no están comprometidos con un candidato que los represente.

En este diagrama, Miguel Nicolás retendría el feudo capitalino, si bien faltaría encontrarle espacio a algunos de sus socios políticos. Los maledicentes, no obstante, aseguran que el actual legislador, en los momentos calientes apela a un proverbio de la Novena: «Entre vos y yo, yo».

Finalmente, Carlos Becerra sería premiado con la primera delegación al Comité Nacional, escenario que tanto le gusta.

Nunca se escribe la última línea: hoy Negri reúne en la Casa Radical al Comité Provincia, a la dirigencia del interior y a los legisladores. ¿Pedirá una prórroga de los plazos internos? ¿Será prudencia? ¿Será la primera señal del contraataque pactista?

Comentá la nota