El CEPA calificó como de una real injusticia quedar fuera del Consorcio Portuario

El CEPA calificó como de una real injusticia quedar fuera del Consorcio Portuario
Como un acto de "real injusticia" calificó el Consejo de Empresas Pesqueras Argentinas (CEPA) no integrar la nómina de entidades propuesta para integrar, como lo hizo desde su creación, el Consorcio Regional del Puerto de Mar del Plata. Para Oscar Fortunato, integrante de la Cámara, la exclusión dejaría a los congeladores sin representación en el cuerpo.
"El CEPA no forma parte –señaló el empresario– de ningún grupo de afinidad, lo que no puede ser representado por otra cámara, ya que es la única, incluso mediante un decreto de participación en el directorio (del Consorcio), que nuclea a la flota de barcos congeladores, que significan un alto porcentaje de la totalidad de la actividad pesquera en Mar del Plata".

"El Puerto de Mar del Plata –agregó ante "el Retrato de hoy " - es un centro industrial por excelencia. Nuestra organización empresarial ha sido mencionada como modelo empresas productivas. Queremos el lugar que nos corrresponde para sentarnos a discutir las políticas portuarias a futuro. Y esas políticas requieren de un plan maestro que defina qué queremos del Puerto de Mar del Plata y qué papel se le otorga a la pesca, hoy la principal industria productiva de la ciudad"

Fortunato enfatiza que en la actualidad el Consorcio "cobra el alquiler por amarre, pero no brinda servicios como combustible, agua, energía, limpieza y limita sus posibilidades de convertirlo en un verdadero puerto, como se conoce en otros lugares".

"El Puerto está colapsado", afirma. Y explica que "se debe facturar sí, pero con servicios acordes y que sean provistos por el Consorcio". "Se ha conseguido –reconoció el integrante de CEPA- que la draga trabaje en forma permanente en Mar del Plata, pero por ahora su labor está centrada en el canal secundario de acceso, no en el principal que necesita más calado para buques de mayor envergadura. Y, además, hay que pensar en el dragado interior, que es imprescindible para la actividad en el Puerto".

"¿Cómo se logra esto?, surge la pregunta. "Con un mejor aprovechamiento de lo que se tiene, mayor inversión y sobre todo, con diálogo, con discusión. Por eso debemos sentarnos a la mesa del Consorcio y darle el puntapié inicial a un plan maestro, que quizá requiera tiempo, pero que valdrá la pena a futuro", fue su propia respuesta.

Concluye Fortunato el diálogo con dos anécdotas. Una la ubica en Palma de Mallorca: "Como tenían y tienen mucha afluencia turística, se les ocurrió desmantelar el puerto pesquero, dejarlo como actividad secundaria, y apuntar al puerto turístico. El turismo, importante como fuente de ingresos, no creció de acuerdo a las proyecciones, y hoy se intenta volver a la pesca como actividad principal". La segunda en Japón: "Alguien le propuso a las autoridades desmantelar la flota pesquera porque la actividad representaba sólo el 3 por ciento del PBI y se podía reemplazar con otros rubros productivos. El que decidía no vaciló: si los japoneses consumen el 97 por ciento de sus proteínas del mar, no lo debemos abandonar"

Comentá la nota