Los centros de salud continúan aplicando la vacuna antigripal.

Es para aquellas personas que integran los grupos de riesgo, consideradas las más propensas a contraer la enfermedad. A tal fin, el Ministerio de Salud llevó a cabo la distribución de las dosis gratuitas en los cinco Nodos para garantizar su disponibilidad en todos los efectores de la provincia.
La aplicación de la vacuna comenzó con los grupos de riesgo integrados por las personas que se consideran más propensas a contraer la enfermedad, entre ellos los niños y los adultos mayores.

La directora de Promoción y Protección de la Salud, Andrea Uboldi, indicó que estos grupos más vulnerables están compuestos por personas "mayores de 65 años; adultos o niños mayores de 6 meses con enfermedad crónica cardiaca o pulmonar, o alteraciones en las defensas; niños y adolescentes bajo terapia prolongada con aspirina; adultos y niños que necesitan hospitalización o atención médica regular debido a enfermedades como diabetes, insuficiencia renal o trastornos hematológicos; y embarazadas cursando el segundo o tercer trimestre durante las épocas de gripe.

Asimismo, la funcionaria recordó que los interesados deberán consultar los días y horarios de vacunación en el centro de salud u hospital más cercano a su domicilio y deberán concurrir con la indicación médica que certifique la necesidad de la vacunación.

Uboldi indicó que también deben vacunarse, por riesgo de transmitir la gripe a personas de estos grupos, "médicos, enfermeras y el personal de la salud; empleados de geriátricos, entidades de cuidados crónicos y otros institutos de internación; convivientes de pacientes de alto riesgo o con trastornos en la defensas; y personal que ocupan funciones críticas en caso de epidemia (servicios de seguridad)".

En tanto, "no deben vacunarse quienes presentaron una reacción alérgica severa posterior a una dosis previa o a componentes de la vacuna y Alérgicos severos al huevo", agregó Uboldi.

La inoculación

La titular de la Dirección de Promoción y Protección de la Salud recordó que la vacuna antigripal "protege de la gripe, caracterizada por fiebre alta, tos seca, dolor de cabeza, cansancio y dolores musculares", pero no sirve para prevenir "el resfrío común", caracterizado por "estornudos, nariz tapada y congestionada, y dolor de garganta con poca fiebre".

La funcionaria destacó también que "es necesario vacunarse anualmente en el otoño", y dijo que "a partir de la aplicación se alcanza un grado adecuado de protección a partir de la 2º semana".

Finalmente, Uboldi se refirió a los efectos adversos locales, el sitio de aplicación, que puede presentar "dolor, induración y enrojecimiento" y generales, "con fiebre, malestar y dolores musculares", aunque sostuvo que "son poco frecuentes".

Comentá la nota