El Centro Socialista “Leonardo Telesca” se diferencia de los acuerdos electorales del PS.

El secretario José Luis Pisano cuestionó a la conducción nacional y provincial partidaria. “Las tareas de gobierno que más necesita nuestro pueblo no aparecen en la agenda del oficialismo ni en la de la oposición”, marcó.
Tal cual comentó José Luis Pisano, secretario general de Centro Socialista “Leonardo Telesca” de esta ciudad, no se alinean a las políticas que marca el Partido Socialista en el sentido de las alianzas electorales, sino que ratifican su intención de seguir formando parte y seguir construyendo el Movimiento Proyecto Sur, como un movimiento político social y cultural de liberación nacional.

“Los socialistas debemos unirnos en un gran movimiento político social y cultural”, sostiene Pisano desde el Centro Socialista “Leonardo Telesca”, insistiendo en la necesidad de que el Partido Socialista en su totalidad se encuentre unido bajo un mismo programa político, que tenga relación con su declaración de principios para formar parte de un movimiento de liberación nacional.

En este contexto, Pisano destacó que en la actualidad el Partido Socialista se encuentra dividido en dos grandes sectores que “en ningún caso responden a la voluntad ideológica de sus fundadores, sino a intereses de una dirigencia corrompida por el deseo de figurar en los primeros planos de la política nacional”.

“Por un lado nos encontramos con la Conducción Nacional, a cargo del Senador Rubén Giustiniani, quien sin ningún tipo de consulta a las bases, celebra un acuerdo electoral para el 2009 con la Coalición Cívica y la UCR formando un frente de oposición, proponiendo una nueva alianza junto a Patricia Bulrich, Alfonso Prat Gay, María Eugenia Estensoro, Enrique Olivera y una Elisa Carrió cada vez mas incoherente, colocando al partido al servicio de los sectores más reaccionarios del país, quienes con un discurso de defensa de la República y la ética, en realidad custodian los intereses del capital financiero internacional y de los grandes propietarios de la tierra en nuestro país. También, esta misma Conducción, decidió en un Congreso cargado de violencia e irregularidades, la intervención del Partido Socialista de la Provincia de Buenos Aires, que se aprestaba a realizar elecciones internas, donde la línea que responde al senador santafesino tenía pocas posibilidades de ganar”, resume.

“Por otro lado nos encontramos con la Conducción de la Provincia de Buenos Aires, que sin haber convocado a ningún Congreso durante todo el 2008, llama antidemocrático al presidente del partido y quienes en una reunión donde no participó la mayoría de los distritos de la provincia nombran como secretario general al diputado kirchnerista Ariel Basteiro. Este sector trata de justificar su acercamiento al gobierno en algunas tibias medidas de centroizquierda. Pero se olvidan que es este gobierno quien mantiene la política de entrega menemista, los reintegros a la exportación y las exenciones impositivas, provocando la paradoja de que ‘pagamos para que nos roben’. El veto de Cristina a la ley de ‘protección de glaciares’ a favor de los intereses de la multinacional Barrick Gold y otras, pone en entredicho si el gobierno tiene algún afecto por la defensa del ambiente. La política petrolera resulta vergonzosa. El gobierno entrega la renta hidrocarburífera, prorroga las concesiones hasta la extinción del petróleo, permite que disminuyan peligrosamente las reservas y los planes petróleo-plus y refino-plus, son según el propio Sergio Acevedo ‘una escandalosa transferencia de recursos del tesoro nacional a las multinacionales’. La corrupción atravesó al gobierno. No es un dato nuevo desde la privatización de YPF en los 90 y la fuga al exterior de 550 millones de dólares. La extensión de brazos en la argentinización de Repsol, en la explotación del juego, en las obras públicas, en los subsidios a empresas privadas, la presencia de dinero del narcotráfico en la campaña, son algunas de las cuestiones que manchan la honorabilidad del gobierno. Sin que este nunca llegue a explicar claramente qué pasó. Y a eso sumemos el debilitamiento de los órganos de control y fiscalización. Cartón lleno. Regresiva distribución del ingreso, redescuentos a los bancos, tren bala, deuda externa, pago al Club de París, reapertura de la negociación con los hold outs. También se le pueden agregar algunos nombres: Aldo Rico, Raúl Otacehe, Ricardo Jaime, Aníbal Fernández y Guillermo Moreno”, agrega Pisano.

En lo estrictamente local y desde el recambio de autoridades realizado en el 2006 a la actualidad, Pisano sostuvo que “el Partido Socialista vine insistiendo en retomar la senda construida por Juan B. Justo, Alfredo Palacios, Alicia Moreau, Leonardo Telesca y Aldolfo Godino, y este camino no es otro que la defensa del pueblo trabajador, de los desocupados, de los excluidos, de los sin techo”.

“En nuestro Centro Socialista no hay lugar para quienes buscan en la política una salida laboral o beneficios económicos. Desde nuestro espacio, por más pequeño que sea, buscamos construir una alternativa política renovadora, que acabe con la hipocresía, la soberbia y la corrupción, que genere esperanzas de cambio y que la confianza vuelva a tener valor”, opinó.

“Es por eso que no pertenecemos ni respondemos a ninguno de los dos sectores que hoy se disputan el poder dentro del Partido Socialista y que nada tienen que ver con nuestros principios, sino todo lo contrario”, agrega y apunta que el Partido Socialista de Mercedes ratifica su intención de seguir formando parte y seguir construyendo el Movimiento Proyecto Sur, como un movimiento político social y cultural de liberación nacional.

“Con humildad, creo que los socialistas deberíamos abrir un nuevo diálogo. Observar los caminos para encontrarnos en este espacio. De la misma manera que otras corrientes deberían intentar lo mismo. Las tareas de gobierno que más necesita nuestro pueblo no aparecen en la agenda del oficialismo, ni en la de la oposición”, completó Pisano.

http://www.noticiasmercedinas.com/

Comentá la nota