La centro derecha irá a octubre dividida en dos sectores

Fuerza Republicana, que presentará candidatos propios, y el flamante “Proyecto Tucumán”, que integra a dirigentes de varios partidos de esa corriente ideológica, comenzaron a preparar el terreno.

La centro derecha en Tucumán asistirá a las elecciones legislativas nacionales del próximo 25 de octubre dividida en dos espacios bien diferenciados, aunque los integrantes de ambos sectores comparten el mismo pasado político.

Por un lado, aparece Fuerza Republicana, que lideran los hermanos Ricardo y José Luis Bussi, y que peleará los comicios en soledad, presentando candidatos propios, como viene ocurriendo en los últimos procesos electorales. Y por otro, surgió el flamante "Proyecto Tucumán", que integran varios dirigentes que, si bien se formaron en las filas del partido fundado por el ex gobernador Antonio Domingo Bussi, en los últimos años se fueron disconformes con la conducción y desembarcaron en otras organizaciones.

Tal es el caso del ex vicegobernador Raúl Topa, hoy al frente del Movimiento Independiente, Ernesto Padilla, ahora referente de Recrear en Tucumán, y José Costanzo, quien encabeza desde hace unos meses el Partido Federal. Ese espacio también es integrado por Esteban Jerez, ex fiscal anticorrupción y titular del partido provincial Ciudadanos Contra la Corrupción.

Fuerza Republicana

El legislador provincial José Luis Bussi confirmó a EL SIGLO que "de acuerdo a lo conversado en reuniones informales con dirigentes y militantes partidarios, Fuerza Republicana se presentará con candidatos propios en los comicios de octubre".

El dirigente dijo que, si bien la Línea Fundacional lo propuso para encabezar la lista de postulantes al Senado y sugirió que Raúl Reinoso haga lo propio en la nómina de diputados, "la intención es que haya internas para confirmar las candidaturas. Nuestro sector entiende que las postulaciones deben surgir avaladas con el voto de los afiliados y no por el acuerdo de las cúpulas", afirmó.

Además, sostuvo que "si hay otros aspirantes" dentro de las filas republicanas, "sería importante poner en práctica la verdadera vocación democrática y republicana del partido, utilizando los mecanismos electorales y legales vigentes para la definición de las postulaciones".

Respecto a la decisión de no integrar una alianza junto a otro partidos, Bussi (h) recordó que "FR tiene la tradición en Tucumán de presentarse siempre en soledad a las elecciones. Nunca fue mal con esa estrategia, porque en más de una oportunidad se logró derrotar al justicialismo en elecciones libres y democráticas, nada más y nada menos que en Tucumán, que es el bastión peronista por antonomasia. Tenemos una identidad, un sesgo que nos diferencia de otras fuerzas políticas, porque somos el único partido que es eminente y exclusivamente tucumano, que no debe responder a los designios de algún comité nacional central o de la Casa Rosada o Puerto Madero", agregó.

Según el parlamentario opositor, "es necesario que los tucumanos cuenten con un partido que sepa defender los intereses de la provincia en los órganos colegiados nacionales. Los Nosotros siempre lo hicimos y el año pasado lo ratificamos, durante la crisis del campo, porque los republicanos dieron su voto para defender a la gente de trabajo y los productores frente al proyecto confiscatorio del kirchnerismo", señaló y recordó que "los más conspicuos colaboradores de FR fueron productores agropecuarios de la provincia".

Por otro lado, el mayor de los hermanos Bussi dijo que su partido "afrontará una campaña con escasos recursos económicos, pero llamando la atención con el discurso y nacionalizando la contienda". En tal sentido, dijo que el alperovismo "quiere provincializar las elecciones debido a que Néstor Kirchner y Cristina Fernández tienen mucha menor imagen en la provincia que José Alperovich".

Para terminar, el opositor disparó: "En lo personal, quiero asistir en primera fila de los órganos legislativos nacionales a la declinación del kirchnerismo, que es la etapa más oscura que vivió el país desde el advenimiento de la democracia".

Proyecto Tucumán

Por su parte, el referente de Proyecto Tucumán, Ernesto Padilla, dijo a este diario que "el ineludible desafío electoral de este año se presenta como la gran oportunidad de los partidos de oposición, para mostrar los resultados de un proceso de maduración de programas y acuerdos que los aglutine partiendo de la afinidad ideológica y el compromiso con los valores fundamentales que sostienen la república".

Según el ex legislador provincial: "La conformación de Proyecto Tucumán es la lógica consecuencia de haber encontrado esas premisas en los partidos que lo integran, y si bien es un espacio en condiciones de confrontar electoralmente al oficialismo, se aspira a su crecimiento sumando a otras fuerzas políticas que adhieran o hagan aportes relevantes".

Padilla estimó necesario "incorporar al Parlamento Nacional a representantes que defendiendo el federalismo, tutelen por los intereses de las provincias a las que representan, y, con ello, rompan con la nefasta actual integración de mayoría oficialista disciplinada y obediente que solo actúa por indicaciones del presidente consorte y no respondiendo a los intereses de los sectores productivos del país. Las autonomías provinciales se ven groseramente avasalladas por la carencia de una ley que reparta con equidad los recursos nacionales, y ello se traduce en falta de independencia para aplicar las políticas que cada región necesita, generando gobernadores cobardes u obsecuentes, y todo es responsabilidad de quienes, electos por el voto popular para defender los intereses de sus provincias, terminan entregando sus votos a un mandato irreflexivo", subrayó.

Por último, aseveró que desde ese espacio consideran que "cualquiera que sea la integración de las listas del gobernador José Alperovich, será más de lo mismo. El reciente e inconcluso conflicto con el campo fue una clara muestra de lo poco que se puede esperar de quienes responden a los intereses de la Casa de Gobierno", sentenció.

Comentá la nota