"En el centro, el 50% de los comercios no emite facturas"

El titular de la DGR, CPN Sergio Ríos, destacó que el esfuerzo desde la institución es diario para mejorar en todos los aspectos, tanto en el aspecto recaudatorio como en el educativo para concientizar a todos los eslabones comerciales de la importancia de la responsabilidad fiscal. Y en ese sentido, detalló en Radio Uno lo que hoy es Formosa y cómo está la plaza.
Haciendo un balance sobre lo actuado en el 2008, el titular de Rentas dijo que si bien "teníamos otra proyección en mejoras del 40 por ciento tal cual el año anterior, no llegamos por diversas causas. Nos afectó un poco el tema de la crisis del campo y también el financiero porque la gente es temerosa en épocas difíciles y si bien el Gobierno nacional ha hecho prevención e incentivos, no se lograron las metas fiscales pero igualmente fueron muy buenas".

Haciendo una caracterización del consumidor y contribuyente formoseño, Ríos confirmó que "gasta valores mínimos, todavía no llega al nivel necesario para la provincia y esto es más allá de la situación del año anterior. No se está planteando una confianza para poder empezar de vuelta con todas las medidas implementadas desde nación".

Profundizó el titular de la DGR que "todavía no se está dando en lo que es la confianza de la gente. La gente está expectante de lo que gasta, se cuida hasta del más mínimo detalle y espera la oportunidad precisa para comprar".

Como receta para contrarrestar esta situación, Ríos aseguró que se debe dar "un nivel de confianza para así poder superar ese 30 por ciento de mejora en el 2008 en la que se recaudaron más de 165 millones de pesos. Estamos camino hacia el objetivo de control, pero podemos mejorar mucho más, lleva mucho trabajo hacer lo que estamos haciendo pero podemos superar y ampliar nuestro espectro de control en todos los puntos de la ciudad".

Haciendo una comparación con lo recaudado hace un año, el funcionario agregó que es "una cifra importante pero se puede recaudar mucho más. Lo que necesitamos es una concientización por parte de los comerciantes porque no podemos tener un fiscal para cada uno. Es una lucha difícil por la costumbre y picardía, pero apostamos a que entiendan lo importante de estar dentro de los márgenes de la Ley".

Mayor control

El contador Ríos puso en el tapete de discusión una de las claves del sistema tributario y recaudatorio: los sistemas de controles. Sobre la cuestión, subrayó que a pesar del permanente monitoreo existe igualmente "una evasión y facturación permanente y constante. Por ello ponemos énfasis en nuestra labor y hacemos trabajo de inteligencia fiscal a través del cruce de datos como por ejemplo con la AFIP. Todo eso lleva un proceso porque nosotros realizamos 400 fiscalizaciones de los cuales el 70 por ciento son de grandes contribuyentes". Reconoció Ríos que la redirección del objetivo serán los de menor estrato dentro de las calificaciones tributarias.

Al mismo tiempo de reconocer los inconvenientes del sistema, aseguró que "siempre hay diferencias y problemas eso no implica que la conducta fiscal no haya mejorado. En tres años se ha mejorado bastante la conciencia porque hay que dejar en claro que si la gente no cumple el Estado no puede cumplir con sus obligaciones porque el trabajo con la AFIP es constante y recíproco. Cuanto más se recauda, más posibilidades de manejar recursos tiene el Estado para distribuir entre prestaciones básicas".

Educar al contribuyente

Sin lugar a dudas, una de las pruebas permanentes que confirman los niveles de evasión es "la factura "X", que dentro del circuito comercial es lo que más prolifera y ese es uno de los problemas más cotidianos con el que nos encontramos. En el mes de noviembre hemos aplicado muchas multas ante la presencia de facturas X y estamos siendo cada vez más rigurosos con los controles, tanto en cantidad como en calidad".

Para poder detectar el nivel de emisión de este tipo de facturas, entre otras cosas se organizó un concurso consistente en depositar boletas o tickets autorizados para participar por sorteos.

"El concurso -explica Ríos-, nos sirvió para multar a los contribuyentes en falta y ante las evidencias se excusaban que nadie les pedía factura, lo que es innecesario porque son ellos mismos los que deben darlas sin que nadie les pida. Mediante este mecanismo se llegó a contabilizar un 90 % de comerciantes que no emitían facturas".

Cuando se detectan las irregularidades en un comercio chico o grande, las multas son de $200, que es un costo bajo, pero por estos días la Dirección General de rentas trabaja en un proyecto para modificarla y agregarle la clausura, un recurso calificado como la herramienta más importante para estos casos.

La clausura será una herramienta más fuerte de persuasión que la multa y a eso apuntan desde Rentas porque el comerciante debe entender que está obligado a cumplir.

Describiendo el abanico de artimañas para evadir al fisco, Ríos contó que también "se dio la situación de encontrar contribuyentes que no están inscriptos, lo que significa que trabajan con factureros pero no están registrados. Esta situación es aún mayor que aquellos que son inscriptos y no emiten facturas".

El contribuyente como fiscalizador

"Los comerciantes están en una situación de alto riesgo y es muy importante la participación del consumidor final. El contribuyente tiene la obligación de traer la factura después de una compra porque debe entender que aunque no pida factura, a él le están cobrando los impuestos que contemplan la Ley y lo único que hace es ser cómplice de la evasión del vendedor", explica Ríos.

Sobre las formas en que un consumidor puede hacer valer el derecho de exigir factura y denunciar a los que no cumplen con esta herramienta indispensable para el Estado, el contador detalló que "pueden colaborar y hacer valer sus derechos de forma anónima a través de un buzón, vía mail o personalmente en nuestras oficinas".

La Dirección General de Rentas tiene un padrón de 16.000 contribuyentes de los cuales 12.000 están dentro de un régimen simplificado, y los grandes contribuyentes son cerca de 700, por lo que el objetivo de la entidad es aumentar esta categoría que le asegura mayores ingresos por el caudal de dinero que manejan.

Segunda fase del concurso

"Mi factura, por favor

Los sorteos son trimestrales y los premios son:

1- Primer incentivo: un TV plasma 32 pulgadas (para el titular del sobre correspondiente a la tercera extracción).

2- Segundo incentivo: una Heladera con freezer (para el titular del sobre correspondiente a la segunda extracción).

3- Tercer incentivo: un lavarropas automático (para el titular del sobre correspondiente a la primera extracción).

Haciendo un mapa de las zonas

Hace un tiempo se describió el mapa de los evasores, tanto en la ciudad como en la provincia. La conclusión era que en la zona del "Mercadito Paraguayo" y en el Circuito Cinco la evasión es del 70% y en la zona céntrica de 50%. La zona que mejor está es la comprendida desde la plaza San Martín, por avenida 25 de Mayo hasta Gutnisky. En Ingeniero Juárez trepa al 85% y en localidades como Laguna Blanca y Clorinda se mantiene en un 70%.

Estos datos fueron reconfirmados por el titular de rentas, quien aseguró que "sobre la avenida Italia, el 40% no emite factura, en el centro un 50% y en el mercadito un 70% y en el Circuito Cinco llega hasta el 80%".

Sorprende la cifra de la zona del centro donde uno imagina que los grandes supermercados marcan tendencias positivas en contribución, pero Ríos desdibuja la idea al afirmar que "los supermercados también se las ingenian para evadir".

Comentá la nota