El Centro Cívico pasó la prueba y desnudó errores

La alarma contra incendios empezó a sonar. Los hombres de chaleco y casco rojo levantaron los carteles de inmediato. El engranaje, que vienen aceitando desde el año pasado, empezó a funcionar.
Cada sector del Centro Cívico tenía asignada una salida de emergencia. Despacio, los casi 2.500 empleados que trabajan en el lugar empezaron a bajar las escaleras. En 14 minutos el edificio quedó completamente vacío. Esto sucedió ayer, pasadas las 9 de la mañana, cuando llevaron a cabo el primer ejercicio de evacuación del Plan de Contingencia. Después de una primera evaluación, los organizadores de dijeron que fue un éxito porque la gente respondió bien. Pero que detectaron algunos errores, como alarmas que no funcionan y confusión con las salidas.

Lo que buscaron ayer fue que los empleados del lugar empezaran a aprender qué es lo que tienen que hacer en caso de alguna catástrofe como incendio, terremoto, disturbio social o amenaza de bomba. Este no será el último, según dijo Horacio Cao, secretario de Gestión Pública. En definitiva, el objetivo es salvar vidas.

La Policía cortó las calles que rodean al Centro Cívico y empezaron a desalojar el edificio desde el quinto piso hacia abajo. La gente bajó por las 4 de las 12 escaleras que hay en el lugar. Hubo 8 salidas de emergencia habilitadas. El descenso no fue rápido. Y es que los organizadores dijeron que la idea de este primer ejercicio no era bajar en el menor tiempo posible sino que la gente supiera por dónde hacerlo.

Hubo casos de empleados que no quisieron plegarse al ejercicio. Fue entonces cuando los brigadistas tuvieron que explicarles la importancia del mismo. A esto se sumó que una mujer se desmayó ni bien salió del edificio. En la planta baja no funcionó una de las alarmas contra incendios y la gente se amontonó contra la puerta principal que estaba cerrada. "Estas falencias nos enseñan qué es lo que hay que modificar. Si bajando despacio y con previo aviso una persona se descompone, hay que tener en cuenta lo que puede pasar cuando hay pánico", dijo Cao.

En general, los empleados del Centro Cívico estuvieron conformes con la iniciativa y respondieron a la propuesta. Pero algunos aprovecharon para tomarse unos minutos más afuera del edificio. A las 10:30, el ejercicio ya había terminado. Aún así, en toda la mañana no atendieron al público, al que ni siquiera se dejó entrar al edificio. Es por eso que no participó del operativo, aún cuando había sido anunciado el día anterior por los organizadores.

Según dijo Cao, en los próximos ejercicios (quieren hacer al menos tres antes de fin de año), incluirán al público. En un futuro, la idea es hacer un simulacro con actores y sin previo aviso.

La logística para montar este ejercicio no fue sencilla y no tiene precedentes en la provincia. Participaron la Cruz Roja, Bomberos, Defensa Civil, Policía de la provincia y todos los Ministerios. En el subsuelo del edificio se montó una central de operaciones donde se pudo ver todo el procedimiento mediante las cámaras que hay en el lugar. La idea es elaborar un informe con el balance del ejercicio. Según Cao, estará listo la próxima semana.

Comentá la nota