El Central volvió a la carga en un día movido para el dólar preelectoral

El Central volvió a la carga en un día movido para el dólar preelectoral
El volumen en el mercado de cambios subió casi 30% contra el promedio de la semana pasada. Por la mayor demanda, y a pesar del ingreso de los dólares comerciales, Martín Redrado tuvo que desprenderse de reservas para mantener a raya el tipo de cambio
Con el correr de los días, y mientras se acerca cada vez más la fecha electoral, la presión sobre el dólar promete incrementarse. La dinámica no sorprende ni a los operadores ni al Banco Central. Ambos saben que las posiciones para cubrirse de algún "imponderado" en medio de una campaña con acusaciones cruzadas entre los candidatos, y donde se dirime con cuánto poder quedará el kirchnerismo en sus últimos dos años de mandato, son moneda corriente. Ayer, para domesticar al tipo de cambio, el Central –según cuentan en las mesas– vendió u$s 50 millones en el mercado contado y más de u$s 100 millones en futuros. Así el dólar minorista se mantuvo en $ 3,77 mientras que el mayorista cerró levemente alcista en $ 3,758. El billete que surge del contado con liquidación (para fugar divisas) sigue alto en $ 3,90.

La estrategia de Redrado, que viene dando resultado, es apaciguar las expectativas devaluatorias. De hecho, el Non Delivery Forward (NDF), o sea el contrato de dólar futuro que se opera en Nueva York (históricamente más alto que el negociado en el Rofex y donde el BCRA no tiene participación) está en $ 4,22 para el plazo de seis meses. Léase, los grandes fondos creen que sólo habrá una depreciación del peso en torno al 12% de acá a diciembre (no muy distinta a la que tienen los analistas locales). "Es un caramelito, yo estoy recomendando comprar porque creo que va a estar más alto", dice un trader de un banco del exterior.

Lo cierto es que el inicio de semana deparó un mercado cambiario algo más "pesado" como dicen en las mesas. El volumen, cercano a los u$s 500 millones (tomando el Mercado Electrónico de Cambios y Siopel), fue 30% superior al que se venía haciendo la semana pasada. Los operadores dicen que el Central colocó posturas de ventas de entre u$s 10 millones y u$s 20 millones que rápidamente fueron tomadas. "Es parte del juego. En realidad ponen esas posturas pero uno sabe que si compra los u$s 10 millones te llama (Guillermo) Moreno para pedir explicaciones. Hay que dosificarlas para no hacer ruido. Así y todo hubo ‘valientes’ que se la sacaron de las manos al BCRA", resaltaron desde una entidad.

"Veo que el mercado está más pesado. Aumentó la demanda tanto por parte de los minoristas como de los

corporativos. En ese contexto, el Central está más agresivo interviniendo para contener la suba del dólar", coincidieron desde otro banco. "La semana pasada los exportadores liquidaron u$s 500 millones y el Central no compró. Hoy (por ayer), a pesar de los dólares comerciales la demanda volvió a subir", agregaban.

De hecho, si bien mayo fue positivo para la autoridad monetaria, ya que tuvo un saldo comprador de u$s 730 millones, en el mercado pocos creen que junio salga siquiera empatado. O sea, creen que deberá desprenderse de reservas para bajar la temperatura de la demanda. "No le cambia demasiado a su importante stock, ni le quita tampoco el sueño una intervención para controlar y mantener el dólar. Hasta podemos coincidir que no le molesta un dólar por estas alturas y su intervención responde más a una administración pausada del tipo de cambio que a intentar bajarlo, algo que bien podría hacer sin demasiado esfuerzo", dice Carlos Risso, de Notibancos.

Comentá la nota