El Central multiplicó por seis su deuda en un año para evitar la caída de reservas

El endeudamiento con organismos del exterior le permite a la entidad amortiguar el impacto que tienen en sus arcas las ventas agresivas de divisas para morigerar el avance del billete
Los días caldeados que tuvo que soportar el mercado cambiario en los últimos meses obligaron al Banco Central a "camuflar" su pérdida de reservas mediante el endeudamiento con organismos internacionales. A lo largo de los últimos doce meses, la entidad debió multiplicar por seis su deuda contraida con estas entidades, para amortiguar el impacto de las ventas agresivas de divisas que debió implementar para evitar que se dispara el billete.

"El BCRA dispone de una línea de préstamos a corto plazo desde el BIS caucionando por igual monto las reservas depositadas casi por completo en dicha institución internacional (es decir, otorgándolas como garantía de pago). Ello permite al BCRA tener cierto financiamiento para atenuar la variaciones en el stock de reservas en el corto plazo", explicó un informe de Económétrica. Según la consultora a principios de 2008 el Central casi no tenía deuda con el BIS. Pero la persistente salida de capitales llevó la deuda a u$s 2.000 millones para el mes de agosto, y a un máximo de u$s 4.500 millones para octubre del año pasado.

Sobre el final de ese mes,

según queda sentado en su hoja de balance semanal, la entidad logró reducir bruscamente esa deuda (visible en el ítem: "Obligaciones con organismos internacionales neto del FMI"), pero empezó a incrementar simultáneamente el rubro ‘Otros pasivos del BCRA’. "Así, la deuda con el BIS bajó nuevamente a un nivel de u$s 2.000 millones, pero la reflejada en ‘otros pasivos’ subió u$s800 millones, a un total de u$s 4.600 millones, actualmente. No se dispone de mayor información para saber cómo se desagrega el rubro ‘otros pasivos", agregó el informe. Ambos rubros sumaron al 31 de marzo pasado, conjuntamente, unos u$s 6.400 millones, cuando a principios de 2008 no llegaban a superar siquiera los u$s 1.000 millones. "Estos pasivos permiten al BCRA evitar reflejar una baja en las reservas pese a la constante venta de divisas. Si se descuentan estos dos rubros, el stock de reservas brutas pasaría de u$s 46.100 a u$s 39.700 millones", concluyó el informe.

Claro que el endeudamiento podría morigerarse a juzgar por la calma que se percibió desde esas fechas hasta hoy. La jornada de ayer fue, justamente, la de menor operación en todo lo que va del mes de abril, con apenas u$s 236 millones negociados. El billete sobrepasó los $ 3,69 en el mercado mayorista, hasta los $ 3,6920; y subió un centavo a nivel minorista, a $ 3,71.

Según Notibancos.com, las causas del menor volumen en el mercado fueron, "por el lado de las compras, una menor demanda de billetes del público y una baja sensible de operaciones comerciales debido a la merma sustancial de lo que hace al nivel de actividades de importaciones, fruto de una caída fenomenal del consumo interno; y por el lado de las ventas, la liquidación de los exportadores que, si bien niveló el mercado de oferta y demanda, no generó un gran desnivel como se presumía, a pesar de las falencias de los compradores. Cuando ello ocurrió, el BCRA salió a abortar todo intento de baja mayor por parte de la divisa".

"El escenario no ofrece inconvenientes a la entidad para manejar a su antojo la cotización del billete. No se esperan demasiados cambios para las próximas ruedas; seguramente asistiremos a una suba lenta y paulatina del tipo de cambio, con presencia activa de los exportadores, y con un BCRA que llegado el caso defenderá y convalidará estos precios tratando a su vez de sumar dólares a sus reservas", expresó la consultora.

Comentá la nota