El Central juega hoy todas sus cartas para evitar otra escalada del dólar

A diferencia de lo que ocurrió el lunes, esta vez piensa hacer sentir su fuerza. Y es que se prevé que el agro siga ausente y que el mercado continúe demandado divisas
El lunes la sensación de los hombres de la city fue que la entidad regida por Martín Redrado convalidó la suba de casi tres centavos en el dólar, que terminó ubicando el billete al público a $ 3,70. La lectura financiera no fue hueca: el sustento radicó en la falta de intervención del ente monetario en el circuito mayorista –situación poco habitual por estos días–, dejando así una fluctuación del tipo de cambio que, sin ser significativa para otras economías, lo es sin dudas para la Argentina.

Desde el Banco Central (BCRA), no obstante, justificaron su postura dada la necesidad de ser impredecibles en sus jugadas, pero sentenciaron que “no revela un giro de orientación” hacia una devaluación más brusca. Por el contrario, advirtieron que pondrán cartas sobre la mesa si el día de hoy se plantea igual. “Seguramente se intervendrá de forma más agresiva si la jornada muestra movimientos similares a los del lunes”, confiaron fuentes del organismo monetario.

Y es que aunque la intención oficial fuera la de una devaluación, lo cierto es que el contexto actual no se plantea como propicio para depreciar el peso de forma más enérgica. Sin ser alarmante, las últimas cifras del Central muestran que en las últimas semanas los ahorristas retiraron su dinero de los bancos. En el mercado aseguran que el objetivo de los inversores es dolarizarse. En las casas de cambio insisten en que la demanda es sostenida. A esta situación de incertidumbre de los argentinos se suma un cortocircuito cada vez más claro entre el sector agrario y el Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner. La paralización del campo continuará hasta el viernes, mientras que un acuerdo se aleja del horizonte.

La falta de consenso entre las partes trae aparejado importantes consecuencias para el tipo de cambio, o más bien, para la estrategia del Central.

El punto es que la liquidación de divisas de la cosecha gruesa –que ya de por sí se preveía sea mucho menor este año por la crisis mundial–, en medio de este conflicto también se paraliza. En la última semana, por caso, el sector liquidó algo más dólares, pero el monto apenas superó los u$s 300 millones.

Los cambistas esperaban que esta semana se multipliquen las ventas de divisas del agro, pero advierten que bajo este contexto la espera se hará más larga de lo pensado. De esta manera, la oferta lejos está de ser suficiente para cubrir la actual demanda, lo que obliga al BCRA, contra su voluntad, a desprenderse de reservas y a utilizar otros métodos para moderar la suba en el tipo de cambio.

Por otra parte, son muy pocos los bancos que hasta el momento modificaron sus tasas para agregarle más atractivo al peso. Hoy las tasas rondan el 10% anual para un plazo fijo inferior a $1 millón. Es decir menos del 1% mensual, cuando el dólar muestra ganancias superiores en solo un día.

Entretanto, la divisa estadounidense parece haber comenzado su cuenta regresiva en el mundo a partir de las últimas medidas de Washington. En rigor, el dólar sufrió la mayor caída semanal en 24 años, y el euro logró igualar el viernes su mayor ganancia diaria desde que fue lanzado, en 1999, hasta alcanzar su nivel más alto en dos meses.

Comentá la nota