El Central frenó la difusión de un informe sobre la inflación

Ayer, y como lo viene haciendo cada tres meses, el Banco Central debía difundir el Informe de Inflación con las proyecciones del primer trimestre de 2010. Es un documento clave porque analiza, entre otros temas, la situación internacional y las perspectivas de la actividad, el empleo, las finanzas y los precios.
Pero el trabajo no se dio a conocer, aunque anoche aún figuraba en el calendario oficial de publicaciones del BCRA en Internet.

Aunque no hubo explicaciones oficiales, Clarín pudo saber que la razón se vincula a la "operación serrucho" iniciada contra Martín Redrado dentro del Directorio de la entidad, de mayoría oficialista. Ese cuerpo resolvió el martes que antes de su publicación el trabajo debe ser aprobado por los directores. En ese cuerpo el Gobierno tiene 6 votos y Redrado, incluido el suyo, apenas 3. El décimo director -Arturo O´Connell- sigue de viaje.

El Directorio decidió que el informe será analizado el próximo martes y, eventualmente, podría difundirse el miércoles 27, según fuentes del BCRA.

Hasta antes de la crisis de las reservas el procedimiento para publicar un informe era otro. Redrado lo difundía públicamente porque el propio directorio le había dado atribuciones para hacerlo; si bien unos días antes lo giraba a cada director para que estuviera en conocimiento y eventualmente pudiera hacerle alguna observación.

En esta ocasión Redrado hizo lo mismo y lo giró el viernes pasado a los directores. Pero esta vez, por la pelea interna, la mayoría de los directores resolvió quitarle también esas facultades, como ya había hecho últimamente con otras más relevantes.

Este nuevo criterio será aplicado a todos los informes del Banco. Por ejemplo, el próximo martes debería difundirse el informe sobre "Evolución del Mercado Cambiario" del IV Trimestre de 2009. Se trata de otro documento valorado por los especialistas, ya que contiene datos clave como la entrada y salida de capitales, los pagos por intereses de la deuda y los giros de utilidades y dividendos de las empresas. "Seguramente este informe también sufra una postergación de uno o dos días", aseguraron las mismas fuentes.

La estrategia de la mayoría oficialista del directorio es dejar a Redrado sin facultades especiales, sin poderes y limitado a tareas puramente administrativas. El objetivo final es forzarlo a renunciar.

Comentá la nota