En el Central dicen que “hay reservas para cualquier eventualidad”

En el Central dicen que “hay reservas para cualquier eventualidad”
El Banco Central (BCRA) salió ayer a hablar públicamente para tratar de poner paños fríos. En un intento por llevar calma a los argentinos, el gerente general de la entidad monetaria, Hernán Lacunza, aseguró mediante declaraciones en la radio que la entidad tiene los recursos necesarios ante cualquier eventualidad y destacó la solidez del sistema financiero local frente a la crisis internacional.
Lacunza afirmó que esa solidez se debe “a algunas medidas prudenciales tomadas a tiempo; en las épocas de vacas gordas una parte del ingreso lo dedicamos a ahorrar, y hoy estamos más tranquilos; el sistema financiero está galvanizado o mejor preparado para la crisis”.

Y ayer, de hecho, hubo algo más de calma. Después de un comienzo de semana furioso, el dólar apenas se movió.

En el segmento mayorista, avanzó 7 milésimas, para cerrar en $ 3,617 para la compra y $ 3,619 para la venta, mientras que en las casas de cambio cerró sin modificaciones a $ 3,63.

La moderación se explica en buena medida por el alivio de las bolsas internacionales, que repuntaron luego de las sangrientas pérdidas de esta semana.

También algo ayudó, por supuesto, el esbozo de acuerdo que se selló entre el campo y el Gobierno.

Pero sin dudas lo que evita una mayor apreciación del tipo de cambio es el propio Banco Central (BCRA). No sólo con sus intervenciones en la operatoria a través de la venta de dólares en el contado, sino, según denuncian en las mesas, directamente con su presencia en los bancos.

Puntualmente ayer, según datos del mercado, el ente oficial habría volcado alrededor de u$s 40 millones en la plaza local.

En el Central, sin embargo, informaron que “hubo compras y ventas marginales con saldo neutro”. Las reservas ascendieron u$s 6 millones a u$s 46.963 millones, por alzas del euro, la libra y el oro frente al dólar. Por el lado de las presiones, en las entidades afirman que una prueba de ello es el escaso volumen.

Ayer se negociaron apenas u$s 240 millones –u$s 95 millones correspondieron al MAE y 145 millones se operaron en el MEC–, unos u$s100 millones menos que el martes.

“Más de la mitad del mercado cambiario está intervenido con agentes del Central que monitorean todos los movimientos de los operadores”, confiaron en un banco muy activo en la compra-venta de dólares.

En las entidades esperan que estas herramientas de control se extiendan por lo menos hasta fines de marzo.

La explicación: hasta ese momento no aparecerán las divisas de los exportadores del agro. “Más allá de los conflictos que tuvo el campo con el gobierno, la verdad es que estacionalmente ahora los exportadores agropecuarios no venden sus dólares por un tema de cosecha; las divisas recién ingresarán a fin de mes hasta mayo”, explicó un cambista.

Pero lo que deberán tener en cuenta tanto las autoridades del Gobierno, como los jugadores del mercado es que este año se verán menos dólares provenientes de la exportación debido a la crisis financiera internacional. Esta situación, lógicamente, sumará presión al tipo de cambio en la Argentina.

Comentá la nota