La central de Covunco podría revivir

La Cooperativa Eléctrica de Zapala y el Instituto Nacional de Tecnología Industrial quieren que la mini usina eléctrica vuelva a generar energía. Se necesita una inversión de unos 500 mil pesos.
Buscan que el Ejército ceda las tierras. Aunque el municipio de Mariano Moreno reclama por la situación legal del lugar.

Mariano Moreno > Hace dos años, a través de un trabajo conjunto entre la Cooperativa Eléctrica de Zapala (CEEZ) y el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), cobró fuerza el proyecto de recuperar la mini central hidroeléctrica Covunco. Puede aportar 1 megavatio (MW) de potencia, para proveer de energía eléctrica de manera económica y sustentable a pequeñas localidades.

La inversión necesaria sería de 500.000 pesos. Para ello, se buscan vías de financiamiento y se agilizan gestiones con el Ejército para lograr la cesión de las tierras donde se levanta la imponente pero muerta obra, un trámite que se inició hace dos años cuando todavía estaba en funciones en el RIM 10 de Covunco el teniente coronel Roberto Palomino.

Las estimaciones indican que producir cada kilovatio/hora costará poco más de 12 centavos y que la central podría dar trabajo a seis personas en tres turnos. El objetivo primordial de la CEEZ es conseguir energía económica y sustentable para comercializarla.

"No hubo comunicación"

Mientras que el Ejecutivo municipal buscará aclarar la situación legal de las tierras en las que se erige la mini central.

"Me parece positivo reactivar el lugar con fines laborales y energéticos. Sin embargo, no se ha respetado el valor histórico y local que representa la construcción para nuestra comunidad", señaló el intendente de Mariano Moreno, Juan Carlos Valenzuela.

Y añadió: "Nunca fue acordada esta actividad con el municipio. La generación de electricidad y el servicio tiene que pasar por el municipio como sucede en la ciudad de Zapala. Pero ni por una cuestión protocolar hubo comunicación con esta Municipalidad para firmar este convenio".

"El pueblo de Mariano Moreno tiene derechos sobre la edificación y sobre la producción que se pueda realizar porque es un lugar que le pertenece a Mariano Moreno y en ningún momento fue acordado nada con este municipio", sentenció.

Historia

En 1937 la Dirección de Ingenieros del Ministerio de Guerra de la Nación, previa anuencia de la Dirección General de Irrigación, encomendó al ingeniero Nicolás Salvatori, el estudio y proyección de una central hidroeléctrica para abastecer al cuartel de Covunco Centro.

El proyecto prosperó diez años más tarde. A pesar de contar con los estudios de factibilidad, la Dirección General de Ingenieros del Ejército Argentino, recién en 1945, puso en marcha la provisión de una planta hidroeléctrica con las instalaciones auxiliares para el Cuartel de Covunco Centro.

Según el libro histórico sobre el origen y desarrollo de Mariano Moreno, el llamado a licitación N° 38 fue fechado en Buenos Aires en septiembre de ese año y firmado por el teniente coronel Eduardo Pinasco. La apertura de los sobres fue pautada para el 2 de octubre y el presupuesto oficial asignado para la importante obra fue de $557.960,00 moneda nacional.

Tras los procedimientos reglamentarios y los esfuerzos de construcción, recién en 1949 la comunidad de Mariano Moreno y zonas de influencia asistieron alborozados a la inauguración de la central hidroeléctrica de Covunco Arriba.

Aunque la gran obra comenzó a funcionar en forma, continúa, desde el 1° de diciembre de 1948, bajo la dependencia del Ministerio de Guerra de la Nación.

La obra

La obra contaba con un canal propio, las tomas de agua con compuertas metálicas, ejes y engranajes, un dique nivelador y desarenador, puentes, alcantarillas y dos salidas de rebalse además de la salida al canal a través de dos conductos circulares.

El pleno funcionamiento de las tres turbinas significó una cantidad de energía eléctrica más que suficiente para proveer a las zonas de Covunco Centro y Zapala, donde se asentaron estratégicamente los cuarteles militares.

En las inmediaciones de la central existieron dos cisternas que desde arriba del cerro alimentaban con gasoil a las maquinarias. Por aquellos tiempos la usina proveía de energía eléctrica a las comunidades de Covunco Centro, Mariano Moreno, el Cuartel de Zapala y el paraje de Los Catutos.

El edificio de la histórica usina es una construcción de características muy similares a las empleadas para la construcción del RIM 10, con paredes de piedra de fundamentos muy sólidos y seguros en cuanto a su estructura más gruesa, es decir, las bases.

Con el correr de los años se mantuvieron con una considerable solidez, sin rajaduras ni muestras de debilidad. Sin embargo, no ocurrió lo mismo con los elementos que permanecieron en el interior de la antigua edificación, que progresivamente tras el cese de las actividades fueron desapareciendo de las instalaciones.

Se conectó al sistema

Según el archivo histórico de la localidad, por considerar negativa la creciente demanda que afectó sustancialmente el servicio en lo que refiere a voltaje y amperaje de la corriente de la usina situada en Covunco Arriba, un grupo de vecinos de esta localidad propuso, en el transcurso de junio del año 1983, a las autoridades provinciales que se conectara a Mariano Moreno al sistema energético de la provincia.

La propuesta fue que se hiciera desde el lugar más próximo que era el final de la línea existente en el paraje denominado "La Americana".

Las primeras acciones del Ente Provincial de Energía del Neuquén (EPEN) en Mariano Moreno comenzaron en 1984.

Don Cocho, el maquinista

José Augusto Matzen fue uno de los operarios de la histórica usina.

Mariano Moreno > La trascendencia histórica que cobró la vida de José Augusto Matzen es reconocida todavía en el lugar tras haber trabajado en la imponente central hidroeléctrica que unas décadas atrás hizo rugir sus turbinas en pos de la provisión de energía eléctrica para varios poblados.

Entre 1960 y 1963 se desempeñó como maquinista en la usina y entre 1976 y 1986 prestó servicios como tomero en la boca toma del canal que proveía de agua a la imponente obra hidráulica.

Entre las personas que trabajaron en aquella Usina también figuran, en el libro histórico, Francisco Nardi (Jefe), Eduardo Querejeta (Jefe de Personal) y los operarios Eliseo Arias, Angel Romero, Ramón Figueroa, Pedro Muñoz, Justo Fernando Matzen y Juan del Carmen Villagrán. Todos cumplían turnos rotativos de 8 horas sólo con un maquinista.

La mayoría del personal que cumplió funciones en aquel importante lugar se albergó con sus respectivas familias en las viviendas, cuyas bases aún permanecen de pie al lado de la principal construcción. "Cuando yo trabajaba en la usina funcionaban tres turbinas que producían suficiente energía, y el motor estrella era el JVS 8 marca Mirrlees, el cual era utilizado solamente en los casos de emergencia" recordó Don Cocho.

La presencia de José Augusto Matzen no puede desapercibirse, su alta figura y su sombrero negro lo acompañan por todos los rincones del Valle del Covunco. Nació en el paraje El Ministerio, el 19 de junio de 1934 y hoy todos lo conocen como "Don Cocho".

En los últimos tiempos cumplió sus servicios como personal civil del ejército en la unidad del RIM 10. Allí se dedicó al cuidado de los jardines, poda de árboles y mantenimiento de acequias, entre otras actividades. En 2008, "Cocho" se acogió a los beneficios de la jubilación y hoy vive en su chacra en el paraje Covunco Arriba.

Comentá la nota