El Central clavó el dólar en 3,81 pesos.

A la espera de los resultados de las elecciones, la City vivió ayer un virtual feriado bursátil.
La Bolsa cerró con una baja casi imperceptible, del 0,06%, con un volumen de negocios ínfimo, de 27 millones de pesos. El dólar se mantuvo en $ 3,81 para la venta, pero el Banco Central tuvo que salir nuevamente a inyectar billetes verdes para abastecer la demanda del público y las empresas. Según fuentes del mercado, vendió cerca de u$s 100 millones de sus reservas. De ese modo, evitar sobresaltos en la semana preelectoral terminó por costarle casi 600 millones.

La tendencia alcista igual se consolidó con los dos centavos que ganó la divisa en la semana. En junio, tras el cierre de ayer, el dólar al público acumula un alza de cinco centavos (1,33%), mientras que en el año ya ganó 34 centavos (9,8%). En el mercado marginal, donde no interviene el Central, el dólar quedó en 3,92 pesos. El euro subió cuatro centavos, a raíz de su alza mundial contra el billete norteamericano y se negoció a 5,30 pesos para la compra y 5,41 para la venta, un nuevo tope histórico.

Las ventas del Central a bancos y financieras se sumaron a una fuerte intervención en el mercado de futuros. Los operadores consultados no descartan que esas ventas se mantengan el lunes y el martes, para evitar una disparada poselectoral e incluso forzar una baja que haga perder plata a quienes apostaron a una devaluación brusca. También podrían continuar las restricciones de ventas en casas de cambio.

Comentá la nota