De a 10 centavitos se hace la diferencia

Muchas de las máquinas no aceptan monedas de diez y otras no dan vuelto. Los legisladores porteños cuestionan a las dos empresas que pagan a la comuna sólo mil pesos por mes por la concesión que, además, venció en 2001.

Días de furia. Para los usuarios que se quedaron sin su vuelto en la maquinita.

El aumento del 40% que comenzó a regir ayer en los 6.100 parquímetros ubicados en 557 manzanas del centro porteño arrancó en medio de quejas de usuarios, críticas de diputados y promesas del gobierno local. Las primeros cuestionamientos ocurrieron en la mañana de este lunes, cuando los conductores comenzaron a poner 1,40 donde antes ponían un peso y confirmaron la fatalidad más temida: cuando pagan con 1,50 o más monedas, la clásica maquinita emula a los viejos teléfonos callejeros, es decir, no da el vuelto.

La otra crítica provino de la legislatura porteña, donde diputados opositores y oficialistas cuestionaron un dato provisto por el propio gobierno porteño, cuyo director de Concesiones, Javier Solari, confirmó a Crítica de la Argentina: las empresas SEC y STO, encargadas de recaudar la nueva tarifa, “pagan mil pesos por mes cada una a la Ciudad por una concesión que venció en 2001 y que ha sido renovada varias veces desde entonces”. La irrisoria cifra “es un pago a cuenta de un futuro monto que será determinado por la justicia porteña cuando dicte sentencia sobre un juicio contencioso administrativo entre las dos empresas y la Ciudad”, explicó Miguel von Rozenberg, uno de los directores del Ente Regulador de Servicios Públicos de la Ciudad (ERSEP).

Desde el Ministerio de Desarrollo Urbano explicaron que el aumento no viene solo. La comuna también tiene previsto remover 1.900 parquímetros hasta diciembre: “1.500 en los próximos 20 días en la zona de micro y macro centro y otros 400 en noviembre”, explicó un alto funcionario de esa cartera. La comuna espera terminar 2008 con un total de 4.200 parquímetros y una nueva licitación para cambiar el sistema de cobro de estacionamiento medido. Según explicó Solari: “Los parquímetros son un sistema que ya es obsoleto” y en su lugar será reemplazado “por un sistema mixto integrado por tiqueteras en cada esquina y por una central telefónica inteligente, que recibirá los llamados de quien desee estacionar, le informará si la cuadra está disponible, le asignará lugar para la hora requerida y le cobrará por medio de un sistema que estamos estudiando”, dijo el funcionario.

El borrador del nuevo sistema todavía no está terminado pero “buscará por todos los medios evitar que los conductores paren en doble fila para contratar el estacionamiento medido; les permitirá sacar el estacionamiento por anticipado y pagarlo con tarjeta u otro sistema”, explicó Solari.

Sin embargo, ninguno de los funcionarios consultados pudo explicar qué sentido tiene aumentar un 40% una concesión por la que las dos empresas abonan sólo mil pesos por mes. Una fuente del macrismo explicó que “el aumento que rige desde el lunes fue consensuado en audiencia pública en 2005”. Según la fuente, la aplicación de este aumento es para evitar que en diciembre “una de las dos empresas trate de parar la nueva licitación que cambiará el sistema”. Algo así les pasó con la licitación del mobiliario urbano, el negocio por la concesión de paradas de colectivos y carteles publicitarios, cuyo monto fue aumentado por la comuna antes de llamar a licitación. Ahora está parado por cuestionamientos de una de las empresas que explotaba la concesión y que se consideró perjudicada. “No queremos cometer el mismo error”, dijo la fuente.

Comentá la nota