Censo del dengue: detectan dos zonas de alto riesgo en la ciudad

Pa­tri­cia Chia­ra­vi­glio, su­per­vi­so­ra del re­le­va­mien­to en los cua­tro de­par­ta­men­tos del sur pro­vin­cial, ase­gu­ró que las cos­tas del río y los de­sa­gües del sur son lu­ga­res propicios para la proliferación del mosquito
Tras la rea­li­za­ción del re­le­va­mien­to do­mi­ci­lia­rio pa­ra pre­ve­nir el den­gue, los en­cues­ta­do­res re­co­no­cie­ron que en la ciu­dad hay dos zo­nas de ries­go sus­cep­ti­bles de con­ver­tir­se en cria­de­ros de lar­vas. Las mis­mas co­rres­pon­den a los ba­rrios de las cos­tas del río y a los de­sa­gües ubi­ca­dos en el sec­tor sur, se­gún in­di­có Pa­tri­cia Chia­ra­vi­glio, res­pon­sa­ble de la Cuar­ta Re­gión Es­co­lar que su­per­vi­só los cua­tro de­par­ta­men­tos del sur pro­vin­cial.

"Nues­tros en­cues­ta­do­res no­ta­ron que hay zo­nas que fa­vo­re­cen el po­si­ble de­sa­rro­llo del mos­qui­to; una co­rres­pon­de a to­da la zo­na de las cos­tas del río, don­de hay gran can­ti­dad de ba­su­ra y re­ser­vo­rios don­de se pue­de acu­mu­lar agua; y el otro lu­gar que real­men­te nos preo­cu­pó son los de­sa­gües que es­tán en el sur", afir­mó.

Si bien só­lo es obli­ga­to­rio en­tre­gar las pla­ni­llas con las res­pues­tas de los ciu­da­da­nos, Chia­ra­vi­glio ex­pli­có que al­gu­nos je­fes de frac­ción rea­li­za­rán un in­for­me que con­ten­drá las ca­rac­te­rís­ti­cas de es­tos sec­to­res vul­ne­ra­bles pa­ra que la Pro­vin­cia to­me al­gu­na me­di­da al res­pec­to.

"En rea­li­dad so­la­men­te de­bía­mos en­tre­gar las en­cues­tas, por­que es­te era un re­le­va­mien­to te­rri­to­rial que re­ca­ba in­for­ma­ción y tam­bién da in­for­ma­ción, pe­ro al­gu­nos je­fes de frac­ción, que vie­ron el pe­li­gro que re­pre­sen­ta­ban cier­tos lu­ga­res, se to­ma­rán el tra­ba­jo de ele­var in­for­mes pa­ra que las au­to­ri­da­des co­noz­can la si­tua­ción", re­cal­có.

Por otra par­te, ra­ti­fi­có que tan­to en la zo­na del cen­tro co­mo en ba­rrios pe­ri­fé­ri­cos de la ciu­dad ha­bía des­co­no­ci­mien­to res­pec­to de la en­fer­me­dad, las ca­rac­te­rís­ti­cas de la mis­ma y las me­di­das de pre­ven­ción. "El te­ma de la de­sin­for­ma­ción no se da só­lo en los lu­ga­res más po­bres por­que si bien en los ho­ga­res más hu­mil­des no­ta­mos que ha­bía po­co co­no­ci­mien­to, en la zo­na cén­tri­ca jó­ve­nes y adul­tos no sa­bían ca­si na­da acer­ca del den­gue, ni de los sín­to­mas, ni tam­po­co de la for­ma de pro­te­ger­se, eso nos lla­mó mu­cho la aten­ción", ase­gu­ró.

No obs­tan­te, Os­car Ar­te­ro, res­pon­sa­ble del área de Zoo­no­sis y Bro­ma­to­lo­gía de la Mu­ni­ci­pa­li­dad, afir­mó que aún no se tie­nen los re­sul­ta­dos del re­le­va­mien­to, por lo que aún no se pue­de de­ter­mi­nar ofi­cial­men­te si hay sec­to­res de la po­bla­ción que tie­nen des­co­no­ci­mien­to, pe­ro afir­mó que de ser ne­ce­sa­rio se tra­ba­ja­rá pa­ra re­for­zar la in­for­ma­ción pre­ven­ti­va en los lu­ga­res don­de se re­quie­ra.

"To­da­vía no pue­do emi­tir opi­nión acer­ca de si hay de­sin­for­ma­ción, por­que no es­tán los da­tos ofi­cia­les, pe­ro se­gu­ra­men­te si es­to es así se se­gui­rá tra­ba­jan­do co­mo has­ta aho­ra lo he­mos ve­ni­do ha­cien­do con las di­fe­ren­tes cam­pa­ñas", ase­ve­ró.

En es­te sen­ti­do, re­cor­dó que la pró­xi­ma se­ma­na se es­ta­rán rea­li­zan­do ta­reas en el ce­men­te­rio lo­cal pa­ra evi­tar que se for­men cria­de­ros de lar­vas en los flo­re­ros del lu­gar, aun­que re­sal­tó que du­ran­te es­tas úl­ti­mas se­ma­nas per­so­nal de Sa­lud es­tu­vo en­tre­gan­do fo­lle­tos en el lu­gar.

En tan­to, Ar­te­ro ex­pli­có que si bien el re­le­va­mien­to do­mi­ci­lia­rio fue una ini­cia­ti­va pro­vin­cial, en el mar­co de la ley de lu­cha con­tra el den­gue, la Mu­ni­ci­pa­li­dad bus­ca­rá rea­li­zar una ac­ti­vi­dad coor­di­na­da pa­ra efec­ti­vi­zar la pre­ven­ción.

"La in­for­ma­ción que brin­da­rá es­te cen­so sin du­da es útil, por­que to­da in­for­ma­ción de es­te ti­po lo es y la usa­re­mos pa­ra in­ter­ve­nir en el ca­so de que sea ne­ce­sa­rio; la in­ten­ción de la Mu­ni­ci­pa­li­dad es rea­li­zar un tra­ba­jo con­jun­to que sir­va pa­ra pre­ve­nir la en­fer­me­dad más allá de que la Pro­vin­cia ha­ya rea­li­za­do la ac­ti­vi­dad", sos­tu­vo.

Asi­mis­mo, ex­pli­có que se es­tá tra­ba­jan­do muy fuer­te­men­te en los co­le­gios don­de el área de zoo­no­sis es­tá rea­li­zan­do char­las so­bre la en­fer­me­dad.

Por otra par­te, se­ña­ló que en la zo­na del ba­rrio San Jo­sé de Ca­la­sanz y On­ca­ti­vo es­tán tra­ba­jan­do pa­ra re­du­cir los ries­gos que im­pli­can es­tos dos sec­to­res por los ba­su­ra­les que se en­cuen­tran alre­de­dor de to­da la zo­na.

"Es­ta­mos tra­ba­jan­do y con­tro­lan­do al­gu­nas zo­nas de ries­go, he­mos in­ter­ve­ni­do ya en el ba­rrio On­ca­ti­vo y San Jo­sé pa­ra pre­ve­nir fu­tu­ros fo­cos de la en­fer­me­dad, son zo­nas di­fí­ci­les por­que hay ba­su­ra­les y ha­ce­mos cons­tante pre­ven­ción", di­jo.

La Municipalidad admite que hay zonas vulnerables

Ga­briel Abri­le, sub­se­cre­ta­rio de Sa­lud de la Mu­ni­ci­pa­li­dad, re­co­no­ció que en la ciu­dad hay va­rias zo­nas de ries­go, es­pe­cial­men­te las ubi­ca­das en las cos­tas de río. Sin em­bar­go, in­di­có que si bien se ha tra­ba­ja­do so­bre ellas en la pre­ven­ción, el pro­ble­ma no re­si­de en el des­co­no­ci­mien­to si­no en la for­ma de vi­da de al­gu­nos mo­ra­do­res.

En es­te sen­ti­do, ex­pli­có que gran nú­me­ro de po­bla­do­res de la zo­na vi­ven del ci­ru­jeo y de la ven­ta de cha­ta­rra, por lo que es muy com­pli­ca­do rea­li­zar lim­pie­zas que se pro­lon­guen lo su­fi­cien­te pa­ra evi­tar el pe­li­gro del den­gue y de un sin­nú­me­ro de in­fec­cio­nes.

"El te­ma no es so­la­men­te la de­sin­for­ma­ción por­que no­so­tros ya es­ta­mos tra­ba­jan­do en eso, in­clu­so hi­ci­mos un re­le­va­mien­to en fe­bre­ro y mar­zo de es­te año pa­ra sa­ber si la po­bla­ción te­nía o no la in­for­ma­ción so­bre el den­gue y de­ter­mi­na­mos los sec­to­res en don­de de­bía­mos ha­cer hin­ca­pié. Lo que constituye un verdadero pro­ble­ma es que la gen­te que vi­ve, por ejem­plo en las cos­tas del río, tra­ba­ja con la cha­ta­rra; es su mo­do de vi­da, por lo que es ca­si im­po­si­ble ge­ne­rar con­cien­cia so­bre ellos y por más que se lim­pie, la lim­pie­za no du­ra más que unos días", re­cal­có el fun­cio­na­rio.

Asi­mis­mo, ra­ti­fi­có que la Mu­ni­ci­pa­li­dad ha rea­li­za­do in­ter­ven­cio­nes en el Ba­rrio Obre­ro y Co­la de Pa­to pa­ra erra­di­car los ba­su­ra­les del sec­tor y "ga­ran­ti­zar una me­jor ca­li­dad de vi­da a los ha­bi­tan­tes".

En otro or­den, in­sis­tió en que se realizan permanentes con­tro­les en el la­go Vi­lla Dál­car y el Par­que Sar­mien­to pa­ra de­ter­mi­nar si exis­ten cria­de­ros de lar­vas. No obs­tan­te, ex­pli­có que los me­ses de fe­bre­ro y mar­zo son los de ma­yor ries­go pa­ra la pro­li­fe­ra­ción del mos­qui­to.

Abri­le co­men­tó que la se­quía que se vi­ve en gran par­te del te­rri­to­rio pro­vin­cial pro­vo­ca­rá que el pe­río­do de vul­ne­ra­bi­li­dad se atra­se unos me­ses más.

Comentá la nota