Ya ni las cenizas quedan

Ya ni las cenizas quedan
La gota que colmó el vaso fue el anuncio del bonaerense de que competirá en la interna del PJ y que podría postularse a presidente. La relación estaba quebrada desde el cierre de listas de Unión-PRO, cuando el empresario excluyó a los duhaldistas.
La relación estaba en un punto muerto. Pero esta semana se terminó el disimulo: Eduardo Duhalde y Francisco de Narváez se cruzaron. ¿Qué los sacó de las zancadillas crípticas y los llevó a los pases de factura por los medios? La salida de Duhalde a proclamar que competirá en la interna y que puede ser candidato a presidente. "Se equivoca", lo cuestionó De Narváez, luego de que Mauricio Macri le aconsejara tomar distancia del ex presidente. Pero tal vez era sólo una devolución de gentilezas: Duhalde había dicho sobre las aspiraciones presidenciales del Colorado que "si alguno cree que puede ser candidato a presidente un extranjero, yo voy a buscar a Lula". Ya nada queda de la relación que los unía cuando De Narváez se alió a Macri y a Felipe Solá. Con este último, el ex presidente dialoga a menudo y está conforme con la idea de un bloque peronista único. Eso sí, que lo excluya a De Narváez.

"El 28 a la noche, Francisco sintió que les ganó a Kirchner y a Duhalde juntos. El imaginó que los intendentes iban a peregrinar a Las Cañitas. No ocurrió", relata con crudeza un macrista que conoce bien a De Narváez. "En lugar de eso, Duhalde salió a comerse la cancha." Luego de asegurar que no descartaba ser candidato a presidente, Duhalde planteó esta semana que competirá en las internas abiertas y le ganará a Kirchner. En respuesta, De Narváez consideró que "lo que hay que discutir es los aparatos o las ideas, si lo viejo o lo nuevo". Obviamente, Duhalde quedaba del lado del "aparato" y de "lo viejo". El dirigente de Unión-PRO planteó que su victoria sobre Kirchner en la provincia de Buenos Aires fue, además, "una interna no declarada". Que él ya ganó, a ver si se enteran.

"El Colorado reacciona espasmódicamente. El protagonismo en el ámbito de los empresarios de IDEA se lo robó Duhalde. Eso lo puso loco", se ríe un duhaldista paladar negro, que cuenta que el empresario hizo varios intentos de volver a verlo a Duhalde por diversas vías. La última, a través del dirigente gastronómico Luis Barrionuevo, quien no puso mucho esmero en intentar reconciliarlos: Duhalde le mandó a decir que lo recibía cuando quisiera... con fotógrafos y periodistas, incluidos.

La relación entre ambos se quebró con el cierre de listas de Unión-PRO, que dejó una buena cantidad de heridos del duhaldismo. Lo que más enfureció al ex presidente es que Unión-PRO bajó una gran cantidad de colectoras. "Eso nos complica ahora el armado con los concejales", reconocen los duhaldistas. El resto es conocido: Duhalde se burló de las aspiraciones presidenciales de De Narváez, el empresario lo consideró parte de lo viejo y del aparato del PJ. Para los duhaldistas, ese discurso lo emparenta con el del jefe de Gabinete, Aníbal Fernández. "Para el Colorado, lo peor es quedar pegado al kirchnerismo", dice uno de los consiglieri de Duhalde. "El problema que tiene el Colorado es que se le diluyó la victoria y no es el jefe de la oposición. No tiene plan y José Luis Manzano, que es el que piensa, está en China."

El dirigente de Unión-PRO tampoco las tiene todas consigo en el armado parlamentario. Luego de tener que expulsar a dos de sus diputados por haber votado el Presupuesto 2010, De Narváez empezó a delinear su acercamiento al bloque peronista disidente que se perfila para diciembre. Si cuajan las alianzas, la idea es que sea un bloque único, que podría tener un interbloque con el PRO. Sin embargo, varios diputados rechazaron la idea de incorporar a De Narváez: plantearon dudas sobre cuánto va a durar con ellos. Los cuestionamientos los hicieron en un encuentro el miércoles entre Solá y diversos legisladores que responden a Juan Carlos Romero, Alberto Rodríguez Saá, Mario Das Neves, Jorge Busti y Carlos Reutemann (entre paréntesis, los partidarios de Reutemann lamentaron una nueva postergación: su líder carismático les dijo que resolverá si es candidato a presidente "tras la cosecha", después de junio de 2010).

Otro frente de conflicto se perfila en el Congreso bonaerense: en Diputados lograron un bloque único entre peronistas disidentes y macristas, pero ahora deben definir quién lo conducirá. Para el cargo ya se tironean Jorge Macri, primo del jefe de Gobierno, y dos candidatos de De Narváez: Ramiro Gutiérrez y Gustavo Ferri, yerno de Duhalde. En el Senado, el bloque lo conduciría Alfredo Meckieve, ex intendente de Dolores (por tres períodos) y ex ministro bonaerense de Duhalde, que ahora forma parte de las filas de De Narváez. Tanto él como Alfredo Atanasof apuestan a la vía peronista del Colorado y no se sabe cómo reaccionarán si se sigue tensando la relación entre su actual líder y Duhalde.

De Narváez almuerza con Macri casi todos los lunes. El último, Macri le dijo que empezará a recorrer el país como virtual candidato a presidente y que no tenía ganas de estar aclarando que De Narváez no se va a postular para el mismo cargo. De Narváez le respondió que no había problema, aunque sus recorridas por el interior del país y sus declaraciones de que tiene "derecho a ser presidente" a pesar de haber nacido en Colombia habían inquietado a los macristas. "La preocupación puede ser por lo que genera Francisco en el interior", advirtieron en el entorno de De Narváez, donde se defendieron: por cada viaje al interior, "hay 10 en la provincia". En el almuerzo, Macri le planteó que tiene que empezar a resolver dónde quiere estar: "No podés estar eternamente en el medio, porque terminás no siendo nada. Tenés que empezar a definir", le reclamó Macri. Dicho de otra forma, es él o Duhalde. De Narváez parece haber tomado ya una decisión.

Comentá la nota