Cena para festejar y para analizar cómo consolidar la gestión

Reunión en el domicilio del gobernador.
El 28 por la noche no hubo festejos en el oficialismo tucumano. Eso es lo que quiso remedar el gobernador, José Alperovich, el sábado por la noche, en una cena con la presencia de los candidatos electos y de parte de su gabinete. Asado de por medio, el mandatario habría señalado -palabras más, palabras menos- que habían realizado una "elección histórica" y una de las mejores, "por lejos", en el país entre los distritos "K". Alguno de los comensales habría deslizado que tenían que celebrar, por que no sabían cuándo iban obtener otra victoria similar.

La intención de la reunión, organizada entre Alperovich y su esposa, la diputada nacional y senadora electa, Beatriz Rojkés, fue para analizar los resultados con una mirada fina y para fijar la forma en que debe seguir adelante la gestión, a fin de consolidar el proyecto político oficialista. Dos horas exactas duró la cena, en el domicilio del titular del Poder Ejecutivo. Los consultados por LA GACETA, al término de la reunión, coincidieron en apuntar que sólo habían tratado cómo enfrentar la gripe "A" y el dengue.

Sin embargo, se trató el reordenamiento del gabinete, a partir de la integración del vicegobernador, Juan Manzur, al gobierno nacional y de la incorporación de funcionarios del PE a la gestión kirchnerista. En ese sentido, esta semana sería clave en cuanto a la organización del gabinete , ya que seguiría la fuga al orden nacional de algunos funcionarios, como Mario Koltan, actual titular de la Caja Popular. A la cena asistieron Osvaldo Jaldo, Juan Salim, Sergio Mansilla, Edmundo Jiménez, Miriam Gallardo y César Dip. No se observó a Stella Maris Córdoba.

Comentá la nota