Cena íntima para avanzar en la excarcelación del ex socio de Bruera

En la noche de este jueves habría tenido lugar una cena íntima y "top secret" en la cual uno de los abogados que asesoran a Alfredo Hernán Bracco, el ex socio de los Bruera detenido en la Comisaría 9º por los presuntos delitos constitutivos de estafas reiteradas, administración fraudulenta y asociación ilícita, habría intentado llegar a un acuerdo con el fiscal de la causa, Jorge Paolini, a cargo la Unidad Fiscal de Investigaciones Complejas (UFIC) número 8, para lograr su excarcelación.
La Justicia sindica a Bracco por haber "documentado transacciones comerciales inexistentes mediante las cuales simularon vender a la Municipalidad de La Plata materiales de construcción para obras de carácter social por un monto superior a los 10 millones de pesos".

Para el trato comercial simulado, "se fraguaron facturas, ordenes de compra, remitos y cheques de la cuenta de la Comuna".

Cabe recordar que Bracco, quien habría llevado a cabo todo tipo de negociados espurios que incluyen licitaciones truchas, coimas y hasta entrega de mujeres a funcionarios brueristas, finalmente no pudo salir el miércoles, en tanto que sí consiguieron la excarcelación los otros dos detenidos en la causa: Néstor Gramajo, titular de la empresa "El Emporio de los Materiales", de Avellaneda; y Claudio Gómez, responsable de la firma ‘Transportes C.A.G.’, de Villa Domínico.

Ante este revés judicial, uno de los abogados que asesoran a Bracco estaría intentando por todos los medios y artilugios legales lograr la excarcelación de su cliente. Y en ese marco se inscribiría la cena que habría tenido lugar este jueves.

Fuentes de la investigación indicaron que el imputado Bracco se presentaba como un íntimo amigo de Mariano Bruera, uno de los hermanos del intendente platense.

En su declaración judicial, Bracco comenta que "comencé a agarrar las licitaciones, conseguía los proveedores para armar las licitaciones... Paralelo a eso, me empecé a encargar de cobros de cánones en negro (los famosos retornos, coimas, cometas, etc.), porque lo que es municipal se paga un canon por banco; y, por fuera, otro".

Poco antes de que estallara el escándalo, a Bracco se lo veía con una camioneta nueva. Los trascendidos del caso indican que desde la comuna le habrían depositado una cuantiosa suma a cambio de que no mencionara a los Bruera en su declaración. De hecho, Rubén Ganduglia, uno de los presuntos socios de Bracco, regresó hace poco del exterior, donde habría viajado a depositar más de un millón y medio de dólares, supuestamente "donados" por el municipio para que no se involucrara en la causa a nadie que lleve el apellido del intendente Pablo Bruera.

Comentá la nota