Celso Jaque sigue sin la receta para sacar del pozo a Mendoza

La recaudación se cae y muchos creen que el endeudamiento se puede tornar crónico. Pero el gobernador no muestra cuál es la salida. A cambio, suma personal al Estado. La realidad que mil viajes no pueden cambiar.
Algunos economistas no están demasiado angustiados por el endeudamiento de 520 millones de pesos que busca el gobernador Celso Jaque y que febrilmente se discute por estos días en la Legislatura provincial.

Lo que los preocupa, en cambio, es la ausencia de una luz al final del túnel. La falta de un plan gubernamental a mediano plazo para sacar a Mendoza de la crisis con medidas concretas y rendidoras. El riesgo de que salir "a pedir plata" se transforme en una solución crónica, hasta que ya nadie quiera prestarnos un cobre.

Lo que desespera en Mendoza es el "pánico escénico" de Jaque. La sensación de que el gobernador no sabe qué hacer para sacarnos adelante. Y los indicios de que el malargüino se escapa al exterior para olvidarse de una responsabilidad que lo agobia demasiado.

[Jaque en francia portada]

La feria del vino de Francia, de donde acaba de llegar al mandatario sin demasiados logros, le prodigó a Jaque momentos muy agradables. Basta con mirar las fotos del gobernador en ese viaje: no es común ver fotos (ver izquierda) de un Jaque tan feliz.

En cambio, no tienen ese brillo de primer mundo las imágenes que lo esperan en su regreso a Mendoza. Su vicegobernador Cristian Racconto ya es aquí un auténtico rival político, lo que se confirmó este sábado en una charla que tuvo el mandatario con algunos medios (privaron a MDZ de ese encuentro): "Amo la libertad", fue la respuesta de Jaque, la misma que daba cuando era consultado por la situación de los dirigentes del peronismo disidente y a la que el mandatario le da un tono de desplante.

Por otro lado, la oposición ha decidido desgastarlo políticamente con la polémica del endeudamiento en la Legislatura. Y aún cuando la ley de Jaque sea aprobada (lo que ocurrirá tarde o temprano), los indicadores económicos que deberá enfrentar no son para nada positivos.

Se advierte que el primer semestre 2009 terminó con una considerable caída en la recaudación. Hasta entonces, Mendoza se mantenía en los primeros puestos a nivel nacional. Hoy ha caído varios puestos: mientras que en otros distritos la recaudación creció alrededor del 20 por ciento en 2009, en la provincia sólo subió el cinco. Mucho menos que la inflación de este periodo.

Mejorar el desempeño de la Dirección de Rentas y ajustar un poco el gasto público es el módico combo de medidas que le soplan algunos sectores de la oposición para evitar que el déficit de hoy se repita en el futuro. Si no, advierten que el gobernador se va a encontrar tarde o temprano ante la necesidad de subir los impuestos para equilibrar las cuentas, lo que puede terminar de espantar las inversiones privadas hacia provincias más previsibles y mejor administradas.

La receta opositora puede ser buena o mala. Pero cobra mayor relevancia frente a que Jaque no demuestra tener ninguna.

Empleados estatales, un agujero negro. ¿Pero se pueden abrigar esperanzas de cambio cuando el rubro más discutido en este momento, el del empleo estatal, revela que Jaque sigue contratando personal sin control, como si fueran tiempos de bonanza económica?

En medio de la pelea por el endeudamiento, peronistas y radicales han decidido salir a contarse cuántos estatales contrató cada uno. Unos y otros se revuelven en una ensalada de números discutibles en cuanto a su veracidad. Pero que alcanzan para vislumbrar que la bolsa de trabajo del Estado mendocino no acusa ninguna crisis.

[Enrique Vaquié-PORTADA]

El ex ministro de Hacienda Enrique Vaquié (foto) dice, en base a las planillas elaboradas para el control del Tribunal de Cuentas, que la plantilla del Estado provincial subió de 74.648 al inicio de la gestión de Cobos a 80.913 cuando dejó la gobernación. O sea, Cobos incorporó al Estado (en sus diversas modalidades) la para nada despreciable suma de 6.265 agentes. La suba fue del ocho por ciento en cuatro años.

Respecto de Jaque, el economista del Frente Cívico dice que habría elevado la cifra de estatales de 80.913 a 90.152. O sea, 9.239 agentes más. En porcentaje, un 11,5 por ciento de crecimiento.

A pesar de los números, Vaquié cree que el justicialista incorporó "sólo" unos 8.000 agentes. Pero en cualquier escenario, el personal de la administración pública habría crecido, según el radical, un poco más que en la era Cobos, en menos de la mitad de tiempo que su antecesor. Una barbaridad.

[Mario Granados p]

Sin embargo, según el subsecretario de Hacienda, Mario Granado (foto), los números son distintos. El funcionario de Jaque afirmó esta semana que la gestión jaquista aumentó sólo el 6 por ciento el personal, mientras que "antes esa suba había sido del 35 por ciento".

Este cálculo de Granado fue refutado por Vaquié. "Para subir la planta de personal el 35 por ciento, Cobos tendría que haber firmado un decreto por día", dijo el ex ministro de Hacienda. Es que habrían sido cerca de 25.000 empleados públicos nuevos, si el dato fuera cierto.

Granado salió "a pegarle" al cobismo (eligió tirar contra Alfredo Cornejo y a Vaquié, quien nuevamente está cerca del vicepresidente) por instrucción expresa del Cuarto Piso, en un nuevo y quizás fugaz cambio de "estrategia comunicativa" oficial.

Pero el subsecretario hizo agua otra vez. Es que este mismo funcionario, cometió un grosero error en abril. El número dos de Cerroni dijo en abril de este año que el aumento para los jueces mendocinos iba a costarle al Estado provincial 35 millones de pesos, cuando la cifra en realidad era 10 veces menor: 3,5 millones en realidad.

Cualquiera sea el número, lo que la ensalada de cifras sobre los estatales mendocinos no explica es en qué mejoró el funcionamiento del Estado con los monumentales ingresos de empleados de los últimos ocho años.

Sería un buen dato detallar, por ejemplo, cuántos médicos, maestros y policías entraron a la administración pública últimamente.

¿O será que a nadie le conviene ventilar estos "detalles"?

La comunicación no anda, pero le dan más plata. El Gobierno sigue teniendo problemas graves para comunicar la gestión. Y la novedad de los últimos días es el desembarco de dirigentes cercanos a Marita Perceval para apuntalar esta área.

A ellos se les atribuye los embates a la última gestión que encararon varios funcionarios. Los asesores están aconsejando ir al choque, contra la oposición y contra "los grupos empresarios", al más puro estilo kirchnerista. Pero es una estrategia que al menos deberán pulir: de nada sirve salir al ataque con información dudosa y confusa. Se tiran piñas al bulto. Esto no daña a la oposición y no mejora la imagen del Gobierno en la sociedad. Lo único que produce es más barullo.

Cultivar la enemistad con los medios de comunicación, además, al Gobierno no le sirve. Y Jaque no tiene el poder de Néstor Kirchner para sostener esta disputa.

La gestión está plagada de ministros que no informan absolutamente de nada a la prensa y que condenan a los periodistas a una "sequía" constante. Eso los obliga a utilizar fuentes alternativas. Generalmente, las que militan en la oposición, que así aparecen más en los medios.

Es muy sencilla, entonces, la razón por la cual el Gobierno no logra entrar en la agenda de los medios. De nada sirve que algunos con buena penetración, como MDZ, sean constantemente ninguneados por el mandatario en cada conferencia de prensa que arma para decir bastante poco.

Pero el jaquismo prefiere alimentar odios y concentrarse en las conspiraciones político-empresarias en su contra. Las cuáles existen, pero no son el origen de todos los males.

Como la comunicación jaquista es tan mala, cuesta entender por qué la Coordinación de Prensa, una de las áreas más criticadas del Poder Ejecutivo, recibió un salvataje de 600.000 pesos para terminar el año, porque se le terminó el presupuesto antes de tiempo y derrochó demasiado en las últimas elecciones.

La simple lógica de premios y castigos de cualquier organización, sumada al condicionamiento del ahogo económico, debería haber privado a Prensa de esta ayuda financiera.

Comentá la nota