Celso Jaque resignó 1.500 millones de pesos por avalar el Presupuesto 2010

Un informe revela cómo las provincias son "claras perdedoras" ante la Nación en el esquema de reparto de fondos en la pauta de gastos que aprobó el Congreso. Mendoza, entre las más relegadas
El análisis de una consultora privada acerca del reparto de recursos entre la Nación y las provincias en el Presupuesto nacional 2010 confirma que Mendoza podría haber recibido el año próximo unos $1.500 millones más si se hubieran planteado en la Cámara de Diputados discusiones como un incremento de la coparticipación del Impuesto al Cheque o la redistribución de fondos que van a parar a la ANSES, entre otros temas.

En ese sentido, el estudio realizado por Economías & Regiones, que dirige el economista Rogelio Frigerio, sostiene que "al observar la distribución de los impuestos entre los distintos niveles de Gobierno se advierte que las provincias son las claras perdedoras en el actual esquema de asignación de los recursos coparticipables" en la pauta de gastos que ya obtuvo media sanción en la Cámara Baja y que será tratada por el Senado de la Nación en los próximos días.

En conjunto, el interior resignó la redistribución de unos $28 millones para el financiamiento tributario de la ANSES, $8.233 millones por no ampliar el porcentaje coparticipable del Impuesto al Cheque, alrededor de $2.500 millones por conservar el financiamiento de la AFIP y otros $1.600 millones por no hacer que se respete la garantía del 34% de los fondos de coparticipación.

La cuota que paga Mendoza es alta en ese contexto. A pesar de que la ANSES es superavitaria, el año próximo aportará $1.180 millones para su financiamiento. Asimismo, al permitir que la Nación se siga quedando con el 70% de lo que se recauda por el Impuesto al Cheque, resignará $343 millones y aportará además unos $104 millones en 2010 para sostener el financiamiento de la AFIP.

Jaque y la responsabilidad fiscal

Celso Jaque tuvo una participación protagónica en este esquema. El Gobierno nacional avaló una iniciativa suya para suspender por dos años la vigencia de la Ley de Responsabilidad Fiscal, hecho que les permitirá a las provincias endeudarse y aumentar sus gastos sin restricciones.

Eso funcionó como un toma y daca. La prerrogativa para que los gobernadores se endeuden y suban sus gastos corrientes sirvió para que en el Congreso los legisladores del oficialismo no respalden los pedidos por incrementar la masa de recursos en la coparticipación y permitirle así mantener la "caja" al gobierno de Cristina Kirchner.

El Presupuesto 2010 dejó escrito de esta manera cómo Mendoza deberá acudir a la Nación para cubrir su déficit, entre otras medidas, con un préstamo de $520 millones.

El ministro de Hacienda, Adrián Cerroni, minimizó el impacto de la ley sancionada en el Congreso.

"El concepto no es que las provincias hayan perdido en este Presupuesto. Esto es una continuidad: vienen perdiendo a lo largo de los años desde el 2001 y el 2002", aseguró.

E inmediatamente buscó compensar: "Lo que sí hay que tener en cuenta es que, a diferencia de años anteriores, esta vez el Presupuesto incluyó la refinanciación de las deudas de las provincias y la creación de un fondo de desarrollo provincial para cubrir las diferencias de caja (déficit)".

–¿Pero no considera que los diputados por Mendoza deberían haber peleado por el Impuesto al Cheque y por los fondos que van a la ANSES?

–Uno tiene una responsabilidad técnica y este tipo de cosas las ve. Pero el que toma la decisión política es el gobernador, despejó Cerroni.

Los otros recursos

Además de los recursos perdidos por coparticipación, la Provincia volvió a quedar relegada en el reparto de fondos destinados a obras y a planes sociales que distribuyen los ministerios de Planificación, Desarrollo y Trabajo de manera discrecional.

En cuanto a obras de Infraestructura, los programas comprenden transferencias por un total de $9.647 millones, de los cuales 23% son destinados a la provincia de Buenos Aires. Mendoza se quedó con el 3,8% de la torta ($366 millones) y provincias como Entre Ríos, Corrientes o Tucumán recibieron entre $500 millones y $800 millones.

Con respecto a los planes sociales, el 30% de los $3.088 millones presupuestados se destina a Buenos Aires, el 8% a Córdoba, el 7% a Santa Fe y casi el 5% a provincias como Corrientes. Mendoza recibirá el 2,2% del total, es decir, 68,5 millones.

Cerroni apela a la honestidad en estos puntos. "Aquí (en el caso de las obras públicas) no importa tanto el momento asignado, sino que realmente se cumpla lo que se promete", admitió.

No se cumple ni lo mínimo

Economías & Regiones detalla cómo no se respetó este año el piso del 34% que está garantizado por ley de reparto de recursos a las provincias, quedándose la Nación en ese punto con unos $1.600 millones.

"Se advierte que sobre una recaudación proyectada en concepto de impuestos y aduanas (sin computar los recursos de Seguridad Social) de $264.688 millones, las provincias percibirían unos $82.029 millones, es decir, menos del 31% del total recaudado", reza el informe. "No obstante –agrega–, si se incluyen las transferencias del Fondo Federal Solidario ($6.300 millones) las transferencias totalizarían $88.330 millones, equivalente al 33,4% de lo ingresado, dejando de percibir $1.664 millones durante 2010 por el incumplimiento de la garantía".

Adrián Cerroni defendió también esta situación al sostener que el piso de la coparticipación "está peleado legalmente" luego de que la Nación "engañara a los gobernadores" en el pacto fiscal de 2002.

Para el ex ministro de Hacienda Enrique Vaquié, el 34% no sólo está vigente, sino que además "es una parte poco significativa" de la discusión. "Hubiera sido bueno –sostiene Vaquié– haber conseguido que se incrementara la coparticipación del cheque y recuperar los fondos de la ANSES, entrega que incluso fue votada por Jaque cuando era legislador provincial a principios de los ’90".

Comentá la nota