Celso Jaque: el gobernador "homeless" que quiere vivir en Luján

¿Dónde vive el gobernador? La pregunta se instaló después de las protestas en su departamento céntrico. Sus anhelos de tener una residencia y un avión oficial quedaron diluidos. Quiere mudarse a alguna casa de una exclusiva zona de Luján.
Unos días antes de asumir oficialmente como gobernador de la provincia, Celso Jaque, confesó que deseaba tener un avión y una residencia oficial mientras gobernara Mendoza.

A dos años de este anhelo, aún vive en el departamento céntrico que lo abrigó durante la campaña electoral, a la vez que se tuvo que "conformar" con trasladarse en el helicóptero de la Policía.

Sin embargo, en los últimos días se han acrecentado los rumores de que el mandatario tendría pensado mudarse a otras tierras que le permitan estar más tranquilo.

Si bien el asunto se maneja como un secreto de Estado, las manifestaciones populares de los últimos días, que terminaron en el frente del edificio de Rivadavia al 100 de Ciudad, habrían hecho resurgir la idea que nació hace dos años.

Fue una tarde de diciembre del 2007, a días de asumir como gobernador, Jaque reveló sus sueños en la aeroestación Francisco Gabrielli frente a un grupo de periodistas. Quería una residencia oficial como la que tienen casi todos los gobernadores de la Argentina (sólo Mendoza y Santa Fe no la tienen), y además quería su propio Tango 01 provincial para trasladarse sin demasiados trámites.

Aquellos sueños sonaron, en apariencia, desmesurados ante un contexto mendocino que se jacta de ser austero (aunque no lo sea) donde ningún gobernador hasta ese momento había expresado como un proyecto de gobierno la adquisición de ese tipo de bienes. La reacción pública fue variada pero Jaque nunca avanzó, quizá por ese falso prurito de quienes están pendientes de lo que se habla de ellos.

Por eso estos sueños se fueron desdibujando mientras Jaque avanzaba -es una metáfora- en la gestión. Así quedaron de lado la residencia oficial y el avión gubernamental, la aeronave que podía tener fines sanitarios, según la definición de Jaque. Aunque cumplió en parte con su deseo de llenar la Casa de Gobierno de canteros con flores. En este caso en cada piso del palacio oficial aparecieron grandes plantas que ornamentan el ambiente oficial.

De Capital a las tierras del Malbec

[Casa-Jaque-INTERIOR]

Desde que asumió en el sillón de San Martín, el gobernador, alterna su departamento de calle Rivadavia (entre 9 de Julio y España) con su módica casa familiar en su Malargüe natal.

El departamento ubicado en el edificio donde hay también un distinguido café es custodiado permanentemente por un policía. Jaque tiene ese inmueble desde su época de senador nacional. Durante la campaña electoral se transformó en su bunker y aunque se pensó de que con el tiempo elegiría otra morada para vivir, la comodidad céntrica hizo que ese ámbito fuera su residencia oficial.

Sin embargo, en los últimos días circularon comentarios sobre una posible mudanza hacia tierras más serenas donde ya viven algunos funcionarios jaquistas, oriundos también de las tierras del gobernador.

Más precisamente donde vive Ricardo Landete, subsecretario de Salud y polémico cuñado de Jaque quien reside en un barrio privado de Vistalba.

Jaque se traslada con frecuencia a ese exclusivo espacio del pedemonte lujanino. Quienes conocen al mandatario desde hace años recuerdan que ha expresado su deseo de adquirir un predio allí. "Yo me tendría que venir para aquí" ha dicho Jaque mirando el horizonte hacia el oeste desde la casa de su cuñado.

En ese mismo terreno preferencial hay propiedades de otros referentes políticos como Aldo Giordano, ex fiscal de Estado y actual senador provincial demócrata.

En definitiva, según fuentes peronistas, Vistalba, sería el lugar donde el Jaque se afincará para transcurrir los últimos dos años de gestión.

Un justicialista bien informado puntualizó que "por lo menos hace más de seis meses que el Celso tiene que salir en el auto desde la cochera del edificio por que tiene miedo a la puetada y eso se ha agravado con las protestas (sociales y políticas) que se han reiterado contra él en mismo edificio".

A eso hay que sumarle la molestia que la custodia del gobernador genera en el interior del edificio. Los consorcistas se quejan en voz baja de los movimientos de los policías en los espacios comunes de la propiedad horizontal.

Aunque lo que más preocupa e inquieta a su entorno es la forma de protesta, que podría convertirse en una amenaza constante para Jaque, lo que resentiría aún más su imagen y aumentaría la inseguridad sobre su persona. Todo ese cuadro traumático habría acelerado decisión de cambiar de aire.

Del avión sanitario al helicóptero policial

Un avión gubernamental fue otro de los sueños que se permitió cuando ya era gobernador electo el cual contaría con todos los servicios de emergencia.

En reemplazo de esa idea postergada, el empresario Omar Alvarez -con llegada directa a Alejandro Cazabán-, le prestó al gobernador en varias oportunidades su avión privado para desplazarse.

[Helicoptero policia - NOTA]

Pero también utiliza alguno de los dos helicópteros policiales para trasladarse especialmente al Sur, aunque el titular de la Policía diga que Jaque sólo utiliza estas naves con fines oficiales. Se estima que por hora, este vehículo cuesta alrededor de cuatro mil pesos.

Sin embargo fuentes malargüinas aseguran que el helicóptero llega cada tanto al Sur provincial, sobre todo los fines de semana.

Es que además de residir en Ciudad cada vez que el gobernador puede se traslada a su pueblo natal para estar con sus seres queridos. Allí, el mandatario descansa en la vivienda que comparte con su familia desde hace años.

De todos modos es conocida la afición de Jaque por viajar. Esa es una característica de este gobernador itinerante, por eso aprovecha cada viaje a Capital Federal para quedarse varios días allí. También tiene por costumbre viajar en los últimos vuelos del día para pernoctar en Buenos Aires, y no llegar tarde a las reuniones por la mañana.

Una anécdota que es recordada entre funcionarios y ex colaboradores de Jaque cuando éste era intendente de Malargüe, parece ser el ejemplo de esta inclinación por los viajes del ahora gobernador.

Cuentan en la villa sureña que Jaque viajaba con frecuencia a tierras lejanas y sus destinos preferidos eran los países del primer mundo. El entonces intendente Jaque sabía llamar a sus funcionarios por celular sólo para contarles donde se encontraba en ese momento. "Todavía recuerdo que acá (en Malargüe) estábamos en medio de una tormenta invernal y él nos llamó para contarnos que estaba en ese momento tomando un café en París a metros de la Torre Eiffel", relató –no con poco resentimiento- un peronista malargüino memorioso a MDZ.

Es así que la sumatoria de esa predilección por deambular por el mundo, y su sueño postergado de ser el primer mandatario con residencia oficial, además del malestar que su presencia genera en el edificio donde mora; lo convirtió en un gobernador homeless (término inglés para señalar a la personas que no tienen hogar).

Sin que esto pretenda ser una alegoría política de su gobierno, es posible que Jaque sea recordado como el primer gobernador "sin techo" y que buscó "su" lugar en la Historia de Mendoza infructuosamente.

Comentá la nota