Celso Jaque aseguró que habrá 3.210 casas en marcha este año

Identificada como una de las administraciones más kirchneristas, la de Mendoza apuesta a “dar solución habitacional” como la llave que le permitirá llegar a los objetivos que se planteó para soportar la crisis financiera global.
“Nos ayudará a elevar la calidad de vida, generar empleo, preservar empresas y reactivar la economía a través de la construcción”, afirmó Celso Jaque.

En plena mañana sabatina, desde su departamento céntrico y mientras la comunicación telefónica dejaba escuchar de fondo a los mexicanos de Maná, el peronista habló sobre la construcción de 3.210 nuevas viviendas para el 2009 que están en distintas etapas de ese proceso.

Y aseguró a UNO que habrá más “porque tenemos todo el apoyo de la Presidenta para avanzar en ese sentido”. Fue ahí cuando también dejó espacio para una crítica a la gestión de Julio Cobos.

“El año pasado trabajamos mucho para reactivar proyectos que cuando asumimos estaban paralizados y se entregó el doble de viviendas que en el 2007. En el 2009 tiene que pasar lo mismo con relación al 2008 y así sucesivamente”.

“Cuanto programa nacional exista quiero que venga a Mendoza. Por eso en estos días estamos trabajando para que la Provincia pueda tener más casas, además de las que están en el convenio que firmanos esta semana por 658 para damnificados por contingencias climáticas y sísmicas, entre las que habrá 85 para las familias de Alvear que sufrieron las consecuencias del granizo del 31 de diciembre”, dijo.

El Instituto Provincial de la Vivienda (IPV) tiene 61 años y si se comparan los últimos 10 se concluye que en promedio se entregaron 2.500 viviendas por año, con picos en los períodos electorales. La única excepción es el 2007, último año de Cobos gobernador.

Así lo confirmó el presidente del Instituto Provincial de la Vivienda, Carmelo Simó, pero Jaque quiere que sus anuncios estén lejos de toda sospecha electoral. “Esto no tiene que ver con las elecciones sino con la necesidad de la gente, sin que esto signifique descuidar otros aspectos de gobierno”, se apresuró a aclarar.

Los números

Las 3.210 viviendas que Jaque y Simó ya aseguran para este año se dividen en: 1.403 que comenzarán a construirse este mes con recursos de la Nación (fueron licitadas y adjudicadas por Cobos), 1.149 que se licitaron los primeros días de enero y 658 para las cuales el IPV llamó a licitación este fin de semana.

Estos últimos dos grupos se harán con dinero de ANSES, se comenzarían a construir entre julio y agosto para finalizarlas aproximadamente en abril de 2010, según los nuevos plazos previstos por la Nación, que contemplan una reducción en la entrega del anticipo financiero de 12 a 9 meses.

El plan también incluye que cada proyecto no supere las 50 viviendas, se acorten los plazos de obra a 10 meses y las viviendas sean de 50 metros cuadrados.

Por otro lado, a las 1.149 las componen: 500 para clase media y 649 para damnificados por sismos y granizos, mientras que las 658 se reparten en 573 que estaban pendientes para perjudicados por tormentas y temblores, y 85 exclusivamente para las familias que perdieron sus casas el 31 de diciembre en Alvear.

La nueva política nacional, a diferencia de lo que se venía haciendo históricamente, no prevé un cupo determinado de viviendas (era de 12.000) o de monto de inversión por provincia sino que la gestión K les irá enviando dinero a las que más proyectos presenten. Con ese mismo concepto de premio-castigo se manejará el gobierno de Jaque respecto a los municipios.

Comentá la nota