Se celebrarán misas pero se exceptúa moralmente de asistir a enfermos y personas en riesgo.

El párroco Antonio Gradoazo manifestó que se celebrará misa y se oficiarán casamientos y bautismos de manera normal. Asimismo manifestó que se debe evitar el saludo de la paz y recibir la comunión con la mano, y la confesión debe efectuarse en casos sumamente necesarios.
Gradoazo explicó que las misas, los casamientos y los bautismos se administrarán con normalidad, pero se advierte a las personas que están con gripe o son parte de la población con mayor riesgo de contagio que quedan moralmente libres de asistir, y además pueden participar de la misa por los medios de comunicación. "Se libera de esa obligación moral que tenemos los cristianos de participar de la misa dominical cuando hay temores o cuando hay alguna dificultad, como estar embarazada o ser diabético, que la misma emergencia sanitaria lo reconoce", afirmó.

Gradoazo señaló que se recomienda a los que asisten a misa que se evite el saludo de la paz y recibir la comunión con la mano. Asimismo expresó que ésta es una oportunidad para "pedir al Altísimo que nos libre de esta peste y que los que están comprometidos se vean confortados y acompañados por la oración del resto".

Con respecto a las confesiones el párroco señaló que si no son realmente de importancia se eviten por el momento y que se trate de hacer por la rejilla del confesionario o con barbijo, sin tener contacto directo. El sacerdote explicó que la Parroquia cancela los encuentros catequísticos y reuniones de jóvenes, aunque si los padres lo desean se da la posibilidad a las catequistas de que continúen con las reuniones, a las que asisten pocos chicos.

Por último el presbítero manifestó que los criterios generales fueron dispuestos por el Obispado de Azul, pero cada parroquia adaptó las medidas a su comunidad.

Comentá la nota