La CEIPA confirmó unos 140 despidos

Las empresas aseguran que no tienen dinero para pagar los salarios.
Anoche se conformó un comité de crisis en Cutral Co y Plaza Huincul. Hay una gran preocupación en la comarca petrolera.

Plaza Huincul > La Cámara de Emprendimientos Industriales Petroleros y Afines (CEIPA) confirmó que dejará firme los 80 telegramas de despido ya enviados en meses anteriores y que en junio se producirán 60 despidos más. Las empresas argumentan que no tienen los fondos para pagar sueldos y que no pueden siquiera afrontar las indemnizaciones.

«De alguna manera se pagarán, pero todavía no sabemos cómo porque todos los fondos previstos se consumieron en estos meses de sostener los sueldos de los empleados suspendidos», dijo Ricardo Celli en conferencia de prensa.

El empresario local Raúl Bravo consideró que la comunidad de Cutral Co y Plaza Huincul debe reclamar por políticas que reviertan la situación.

«Es muy fácil creer que es un problema solamente de las empresas, pero es de toda la comunidad. Nadie cobrará los créditos otorgados, no se harán nuevas compras. Esperamos que nos apoyen», dijo a los representantes de los municipios, de Copelco y de la Cámara de Comercio que se reunieron en las oficinas de CEIPA.

Ante esta situación, anoche quedó conformado un comité de crisis, con representantes de los municipios y concejos deliberantes de la comarca petrolera, las empresas, los sindicatos y comerciantes, que se reunirá hoy a las 10.30.

Menos pozos

Desde la cámara que agrupa a las empresas pymes de Cutral Co y Plaza Huincul se explicó que desde febrero, cuando se dictó la primera conciliación obligatoria, hasta ahora se disminuyó considerablemente la cantidad de pozos en marcha.

«Según nuestro relevamiento en febrero había 58 pozos trabajando y ahora son poco más de treinta, ni siquiera poniendo en marcha los 20 equipos comprometidos volveremos al nivel de empleo que teníamos al inicio», comentó Celli.

Con ese panorama por delante, las empresas advirtieron que los telegramas de despido ya enviados quedarán firmes, lo que implica una reducción de unos 80 trabajadores.

«Tenemos relevados unos 979 trabajadores en riesgo, cuyos telegramas se irán enviando de manera progresiva», explicó el empresario.

A su turno Bravo aseguró que esta misma situación «se vivió hace varios años, tenemos que aprender». Y agregó que «veo como que todo se toma muy light, como si el problema fuera solamente de las empresas, pero no es así; acá nos hundimos todos», dijo.

Comentá la nota