Ceferino Pérez quiere poner "cada cosa en su lugar"

El médico Ceferino Pérez, ex titular de la delegación regional de PAMI, recordó que el sumario por el que lo separaron de sus funciones nunca se concretó y que por consiguiente, él no tuvo posibilidad de defensa. También aclaró que ese sumario no se circunscribe en sospechas de malversación y que continúa como personal de planta de la obra social de los jubilados, "en situación de espera".
Las declaraciones del médico Ceferino Pérez, quien hasta hace poco más de tres meses se desempeñara desde 2003 al frente de la delegación Comodoro Rivadavia de PAMI, se circunscriben en la designación, el 26 de agosto último, del médico Carlos Burton como nuevo titular de la delegación.

Sobre ese hecho, Pérez se abstuvo de hacer juicio de valor alguno, más allá de señalar como llamativo que la asunción se haga "prácticamente dentro de un partido político, que también es el mío", en referencia la PJ, según sostuvo en diálogo con este diario.

"Si hablo es para definir algunas cuestiones que hacen a mi situación con respecto al PAMI y que es de espera", dijo el profesional de la salud en un intento de "poner cada cosa en su lugar y que la comunidad sepa que soy una persona normal y honesta", indicó, ampliando las declaraciones publicadas ayer por Diario Patagónico, las que estaban basadas en una entrevista que el médico había concedido a FM del Mar.

Es así que Pérez resumió los hechos que lo separaron de la titularidad de la obra social y recordó que la resolución sumarial obedeció a la irregularidad en la compra de higiénicos absorbentes que había sido debidamente aclarada, documentada y resuelta al momento del sumario.

El otro ítem considerado como irregular correspondió a un reclamo en la localidad de Esquel por falta de provisión de medicamentos oncológicos "por la que nos atribuyeron la responsabilidad siendo que eso se maneja a nivel central y la delegación local no tiene injerencia", argumentó. Y agregó que no obstante, cuando tomó conocimiento, realizó las gestiones para resolver la falencia en 48 horas.

"Eso quiere decir que los considerandos de la resolución del sumario cuando menos, adolecían de información", alegó el médico para reclamar que dicho sumario nunca fue realizado pese a que se han superado holgadamente los 45 días hábiles reglamentarios para la actuación y quitándole en consecuencia la posibilidad de defensa.

A LA ESPERA DE UNA DEFINICION

El otro eje de dicho sumario reside en que como corresponde en una actuación administrativa de ese tenor, Pérez fue separado interinamente de la titularidad con reubicación funcional, por lo que continúa siendo personal de planta de PAMI. Así cuestionó: "se me aparta del cargo, designan una interventora (la odontóloga Marcela Discépola, quien estuvo hasta el nombramiento de Burton) y sale de un momento a otro una nueva designación, hechos que pueden suceder en una gestión, pero surge sin haber resuelto la situación del director anterior", cuestionó.

"Han pasado los tiempos lógicos y yo estoy a la expectativa", añadió y resaltó que actualmente se encuentra con goce de licencia por vacaciones, que fueron solicitadas luego de trabajar cinco años sin tomarse el receso correspondiente.

"Esperaba el sumario para demostrar que no había nada raro detrás. Quiero que mi comunidad sepa que soy normal y honesto; creo que cumplí con mis funciones en PAMI que está mucho mejor que como lo encontré en 2003, en la debacle", argumentó Pérez para reiterar lo llamativo del acto de asunción de Burton en el local del Consejo de Localidad del PJ, "partido del que fui presidente por cinco años y no fui invitado a ese acto", sentenció.

Comentá la nota