Cedió otra vez la barranca central y clausuraron parte de la ribera

Otra vez la barranca de la zona central de Rosario dio una señal de alerta. Una porción del muro de contención ubicado sobre la Peña de Pescadores Rosarinos, a la altura de Presidente Roca, se desmoronó y arrastró montículos de tierra y ladrillos.
El hecho, que generó sólo daños materiales, produjo también roturas en el cemento de parte del sector público peatonal y obligó a clausurar 1.000 metros cuadrados de sendero. Mientras, ya se encararon trabajos de apuntalamiento y drenaje del agua que demandarán unos veinte días. Además, el cerco que da hacia el río debió ser relocalizado hacia adentro del sector de esparcimiento.

   Cuando aún no se terminó la reconstrucción de los muelles del parque de España, que cedieron en marzo de 2005, vuelve a ponerse en evidencia la situación de precariedad de las estructuras que sirven de sustento a la ribera central rosarina. En aquella oportunidad quedaron afectados 500 metros cuadrados del mirador al Paraná y se inició una causa penal que dos años más tarde fue archivada.

   El río sigue creciendo (ver página 5) y los episodios climáticos inciden sobre la barranca. Días pasados, la lluvia escurrió sobre la tierra y la socavó provocando el arrastre de los ladrillos que le sirven de sustento.

   La situación se produjo detrás de los galpones municipales de Economía Solidaria y debajo de la sumamente concurrida explanada peatonal con barandas de contención donde también hay un espacio para la práctica de skate.

   Se estima que cuando el Paraná crece arrastra una fuerza de 70 mil metros cúbicos por segundo (lo habitual es 25 mil metros cúbicos por segundo).

Sin alarmarse. Sin generar alarma para la ciudadanía, el secretario de Obras Públicas de la Municipalidad, Omar Saab, explicó a La Capital que el problema se originó debido al escurrimiento del agua de lluvia. "Se desprendió la pared y parte de la mampostería que recubre el sector. En 2007 ya había cedido un sector y ahora se desprendió de nuevo, pero no es mucho", describió el funcionario al restar dramatismo al incidente. Según su evaluación, "el agua de lluvia filtró de arriba hacia abajo y erosionó la la tierra

sacándole sustentación".

En 20 días. Los trabajos encarados para recomponer la zona dañada consisten en la reconstrucción de la franja de hormigón al borde de la baranda, la relocalización de ésta y la construcción de cuatro drenajes para que el líquido escurra hacia canales superiores y se disminuya el riesgo de erosión.

   "De acuerdo a las estimaciones técnicas, el presupuesto ronda los 70 mil pesos", dijo Saab. El titular de Obras Públicas también indicó que "no hay riesgo para las personas" y que "están proyectados trabajos de mantenimiento en varios tramos de la barranca".

   Ayer, desde un camión hormigonero se arrojaba cemento al sector y una máquina excavadora colaboraba con las tareas manuales de una decena de operarios de la contratista Del Sol SRL, encargada de los trabajos.

Mantenimiento

El 3 de marzo de 2008 el perito en la causa que investigó responsabilidades penales en el desmoronamiento del parque de España, Dante Seta, fue categórico en una nota de La Capital. Dijo que toda la barranca estaba en riesgo y que, de no realizarse mantenimiento, se seguiría cayendo.

Comentá la nota