Cede Europa por el secreto bancario

Presionadas por la comunidad internacional, Suiza, Austria, Luxemburgo, Liechtenstein y Andorra brindarán mayor información
PARIS.- Suiza, Austria, Luxemburgo, Liechtenstein y Andorra, considerados miembros del nutrido grupo de paraísos fiscales europeos, esta semana anunciaron medidas para reducir sus respectivos secretos bancarios con la esperanza de no verse marginados de la comunidad internacional.

Esas decisiones se tomaron pocos días antes de la cumbre del G-20 que se realizará en Londres el 2 de abril, que lanzará un agresivo programa de lucha contra la evasión fiscal a través de centros offshore y ha amenazado con inscribir a esos países en una "lista negra". Suiza, primera plaza mundial de la gestión de fortunas personales, aceptó ayer los argumentos de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), en materia de colaboración administrativa. Pero aclaró que dará información analizando "caso por caso", ante "una solicitud justificada", y que seguirá defendiendo el secreto bancario.

Tampoco Austria está dispuesta a modificar su legislación sobre el tema, aunque aceptó "entregar informaciones bancarias ante la presentación de sospechas justificadas y argumentadas", según dijo el ministro de Finanzas, Josef Pröll. La presión internacional convenció también a Luxemburgo de flexibilizar su posición.

Esa tendencia se aceleró desde el jueves en Europa, cuando dos minúsculos países, Liechtenstein y Andorra, anunciaron su intención de modificar en profundidad sus prácticas en ese terreno, y Bélgica reconoció que suprimirá su secreto bancario en 2010 junto con todos los países de la Unión Europea (UE).

La Comisión Europea pretende terminar con el secreto bancario en todo el espacio de la UE y que cada Estado informe automáticamente sobre sus cuentas extranjeras.

La OCDE se congratuló ayer de la decisión tomada por numerosos países. "Desde que los dirigentes del G-20 demostraron su determinación de promover la cooperación internacional en ese terreno, [?] se firmaron cerca de 20 acuerdos de intercambio bilateral de información al fisco", declaró el mexicano Angel Gurría, secretario general de la organización.

En épocas de crisis, los paraísos offshore son percibidos como un freno a la necesaria regulación de las finanzas mundiales. Sin embargo, muchos expertos emiten dudas sobre la posibilidad de poner término a esos paraísos financieros, cuyo número se eleva a cerca de 80 en todo el mundo. En realidad, afirman, esos centros offshore representan auténticos pilares de la mundialización económica.

"¿Cómo se puede terminar con ellos cuando, por ejemplo, las 40 principales empresas francesas están presentes en paraísos fiscales", se preguntó esta semana el vocero del Partido Socialista, Benoît Hamon.

Esas empresas francesas tienen, en efecto, "casi 1500 filiales offshore , repartidas en unos 30 territorios", según la revista francesa Alternatives Economiques . Los bancos BNP Paribas, Crédit Agricole y la Société Générale disponen de 361 entidades offshore , según anota esa publicación.

El año pasado, las islas Vírgenes británicas invirtieron en China mucho más que Estados Unidos o Japón. La isla Mauricio, por su parte, fue el primer inversor en India. Las empresas de los países industrializados utilizan esos centros como puente para invertir en el extranjero desde filiales locales. Esa práctica, conocida con el nombre de "precio de transferencia", representaba el corazón de la política fiscal del 77% de las empresas multinacionales repartidas en 22 países, según una encuesta realizada en 2005 por el instituto de auditoría Ernst & Young.

Los paraísos fiscales representaban en 2005 un tercio de las inversiones directas en el extranjero de empresas multinacionales, según un estudio de la ONU. No sólo sirven para pagar menos impuestos a las ganancias. Las multinacionales los utilizan también para esconder sus deudas a fin de mostrar balances sanos. Ese fue el caso de Enron, Parmalat y Worldcom.

Rentas

Con la llegada de la economía de la inteligencia, las grandes empresas del sector usan los paraísos fiscales para esconder las rentas que les procuran sus patentes.

Pero también está la envergadura de la industria de administración de fortunas offshore . Según estimaciones, esa actividad maneja aproximadamente 7 billones de dólares en todo el mundo. En Europa, los activos administrados por fondos de inversión instalados en Luxemburgo representan cerca de 2 billones de dólares, mientras que los depósitos en bancos del ducado ascienden a 296.000 millones de dólares. Suiza, el paraíso fiscal más importante del mundo, administra fortunas extranjeras por unos 3 billones de dólares. Por esa razón, Alemania y Francia (que pierde el 10% de su recaudación fiscal en los paraísos offshore ), han liderado la ofensiva contra esos centros financieros y solicitan la adopción de un "mecanismo internacional de sanciones" en el G-20.

A pedido de París y Berlín, la OCDE preparó una nómina actualizada de esos paraísos fiscales. El G-20 decidirá si publica esa "lista negra" durante su cumbre. La amenaza de figurar en ella ha llevado a muchos países a dar un paso en la buena dirección, aunque hayan decidido no ir mucho más lejos después.

Reclamo de Chile por cuentas de Pinochet

* SANTIAGO (Reuters).- Chile demandó esta semana a cuatro bancos en Miami por presuntamente haber ocultado la fortuna de Augusto Pinochet, como parte de una investigación por millonarias cuentas secretas que mantenía el fallecido dictador. Fuentes del Consejo de Defensa del Estado dijeron que la demanda fue presentada en Estados Unidos contra sucursales del Banco de Chile, Banco Santander, PNC Financial Services y Espirito Santo.

En la mira

* Suiza. El secreto bancario suizo está garantizado por la ley federal sobre los bancos y cajas de ahorro. Este fue introducido en 1934 y prohíbe al representante de un banco divulgar cualquier información de sus clientes. A partir de ahora, se simplificarán los intercambios de información en caso de ser necesario.

* Austria. Los bancos del país brindarán informaciones a autoridades extranjeras en casos en los que haya una sospecha fundada.

* Luxemburgo. Facilitará el acceso a la información para casos puntuales, pero seguirá sin aceptar peticiones generales o preventivas del extranjero.

* Liechtenstein, Andorra y Mónaco fueron los primeros en señalar su disposición a levantar parcial o totalmente el secreto bancario.

Comentá la nota