Cede la disputa comercial con Brasil

Empresarios argentinos y brasileños acordaron cupos de exportación en baterías y papel que provengan del país vecino. Los entendimientos en ambos sectores se concretaron esta semana durante la tercera ronda de reuniones que llevaron adelante en Buenos Aires sectores privados, bajo el monitoreo de las autoridades de ambos países. El convenio contempla un tope de 850.000 baterías brasileñas que podrán entrar al país este año y de 50.000 toneladas de papel.
Las conversaciones del sector privado se acordaron por los gobiernos en los primeros días de marzo, luego de la queja formulada por los empresarios brasileños contra la implementación de licencias no automáticas en la Argentina para monitorear el ingreso de productos de sectores industriales considerados "sensibles". En esa oportunidad se reconoció que las medidas estaban enmarcadas dentro de lo que estipula la Organización Mundial de Comercio.

La primera tanda entre privados se llevó a cabo en Buenos Aires el 25 de marzo, mientras que la segunda se concretó entre el 7 y 8 de abril en San Pablo. La tercera ronda, en la que se concretaron los primeros acuerdos, se desarrolló el miércoles y jueves pasados en la sede de la Cancillería argentina.

Si bien falta la firma final de las partes y de las autoridades de los países, en el sector baterías quedó listo para formalizar un acuerdo por el cual Brasil se comprometió a exportar hacia Argentina 850.000 unidades durante el año. De ese total, 300.000 estarán destinadas a las terminales automotrices y el resto llegará al mercado de reposición, según confirmó el Ministerio de la Producción.

En el sector papelero, el entendimiento fue refrendado el jueves en el Palacio San Martín durante un encuentro del que formaron parte el subsecretario de Integración Económica y Mercosur, Eduardo Sigal; el subsecretario de Política y Gestión Comercial de la cartera de Producción, Eduardo Bianchi; y el embajador de Brasil, Mauro Vieira. El nuevo acuerdo entre los representantes del sector productor de celulosa y papel establece un cupo de exportación de 50.000 toneladas por año, que deberán cumplir los brasileños.

"El resto de los sectores involucrados, como muebles de madera, frenos y embragues, máquinas-herramienta, leche en polvo, harina de trigo y calzado, avanzaron en las negociaciones, pero no concluyeron aún sus discusiones y pactaron un nuevo encuentro en Brasil para mediados de mayo", precisó ayer el Ministerio de la Producción a través de un comunicado.

Comentá la nota