No cede (se agrava) el conflicto en Desarrollo Social

El gremio UPCN asegura que hay diversas dependencias que hicieron llegar su adhesión al reclamo para un aumento de 800 pesos para el personal que no recibió ningún incremento hasta ahora.
El conflicto en el Desarrollo Social, cartera que depende directamente del ministro César Pérez, parece destinado a agravarse, al menos en lo que se refiere al sindicato UPCN, gremio que salió en las últimas horas a advertir que recibe la adhesión al reclamo por un incremento salarial de diversas dependencias del interior de la provincia, mientras el ministro no da respuestas pese a haber firmado un acta. "Pérez no da la cara", dijeron al respecto.

El gremio reclama una suba salarial de 800 pesos para todo el personal –a excepción de la planta política-, recategorización y la reducción de los beneficiarios bajo programa; e indicó en un comunicado de prensa que "compañeros de distintas UAF (Unidad de Atención Familiar), CCI (Centros de Cuidados Infantiles) como otras reparticiones del interior de la provincia, se sumaron a la protesta porque están sufriendo la misma inequidad que acá en la sede central".

El gremialista José Luis Tapia criticó duramente al ministro del área, César Pérez, "porque firmó un acta, se comprometió a darnos una respuesta el viernes pasado, nos pidió el listado de la gente y a la fecha ni siquiera dio la cara. Se vienen las fiestas de fin de año y cientos de compañeros no tienen dinero para llevar ni un pan dulce a su mesa, porque están postergados desde hace años; con el agravante, que este funcionario se encargó de incrementar la planta con amigos e ingresos por la ventana".

Según informó el sindicato, desde el Ministerio se accedió a un mínimo reconocimiento salarial para unos 1000 empleados. "Pero quedaron 1.800 sin ningún tipo de recomposición, aseguran.

Comentá la nota