Cazabán: "Hay políticos que tienen una relación umbilical con Vila y Manzano"

La mano derecha de Jaque propone que por ley no se permita vínculos empresarios entre multimedios y empresas de servicios públicos y reclama que la oposición se pronuncie. "Hay que sacarse las máscaras".
"Cuando nosotros decimos que un grupo económico quiere quedarse con toda Mendoza, pensamos que la política se tiene que poner de acuerdo. Cada político y dirigente debe expresar su opinión, porque hay que reconocer que hay políticos que tienen relación umbilical con el grupo Vila-Manzano. Está bueno que esto se discuta y que fijemos posiciones y que todos nos saquemos la máscara", disparó el secretario general de la Gobernación, Alejandro Cazabán, retomando la línea del discurso en el que -en el recinto de Diputados- acusó al grupo de pretender "extorsionar" al Gobierno mendocino.

Las explosivas declaraciones de Cazabán tuvieron como marco una entrevista que el funcionario concedió a los periodistas de los medios gráficos acreditados en Casa de Gobierno en la que, además, repasó todos los temas que están en la agenda del Ejecutivo (ver aparte).

"Es importante discutir -y ojalá sea este año- si es bueno o malo para Mendoza que un grupo económico tenga medios de comunicación y al mismo tiempo intereses comerciales en empresas de servicios públicos. Obviamente que en nuestra opinión personal esto es incompatible porque lleva a niveles perversos de relación que ya han padecido todos los gobiernos", continuó.

"El tema se puede plantear en la Legislatura, con una ley de incompatibilidades que se podría discutir para redefinir la relación de la política con los grupos económicos. Si el instrumento es una ley provincial, ¡que se discuta y se resuelva en la Legislatura!", enfatizó, a horas de que el tema de la reforma política ocupe el centro de las reuniones entre el Gobierno y los partidos de oposición.

-¿Hasta dónde llegan los cordones umbilicales?

"Que cada uno explique lo que tiene que explicar. Yo no tengo cordón umbilical con nadie. Yo soy justicialista, reconozco en Celso Jaque una conducción política no sólo del Gobierno sino del justicialismo y trabajo en ese sentido. Éste es un tema que siempre se mantuvo oculto y se manejó sólo en los niveles político, periodístico y empresario. Ahora es bueno que la gente lo empiece a saber", aseguró reafirmando lo que en la Casa de Gobierno se dijo ni bien estalló este tema: "Hemos quemado las naves en la relación con el grupo Vila-Manzano".

"Lo importante de lo que está proponiendo el Gobernador es que habrá que tomar postura pública y nadie podrá hacerse el distraído. Además es momento de que la política ocupe el vacío que hay entre la sociedad y su dirigencia y entre la gente y sus instituciones. Son los representantes e instituciones los que deben decidir el destino de Mendoza. Cuando estamos revisando las políticas de los noventa estamos planteando un sentido distinto".

"Pusimos de manifiesto una situación política con relación a un grupo económico determinado y a partir de allí mostramos que hay un Gobernador que tiene la decisión, la voluntad y el coraje suficiente para discutir y resolver estos temas estratégicos a partir de una redefinición de la relación de la política con los grupos económicos, especialmente del grupo Manzano-Vila. Esto tiene que llevarnos a replantear el sistema de gestión de los últimos diez años", machacó.

Obras Sanitarias

"Los mendocinos, a través del Estado, deben tener una mayor injerencia en el manejo del agua y revisar un modelo de gestión que fracasó rotundamente", prosiguió diciendo Cazabán sobre la empresa de agua y cloacas intervenida.

"El Gobernador ya lo expresó. Estamos evaluando la situación de OSM. El estado es crítico y el poder público no puede estar ajeno. Indudablemente las cosas no van a ser como antes. La última palabra la tiene el Gobernador. El Estado tendrá una mayor presencia en la empresa tanto en lo operativo como en la conducción gerencial. Con los resultados de las auditorías se verá cuál será la mejor figura jurídica para la empresa en el futuro. Habrá acuerdo y búsqueda de consenso (con la oposición) pero no puede haber condicionamientos, porque el Estado perdería capacidad de decisión y, en el agua, hay intereses económicos en juego. Los sistemas de control del EPAS no cumplieron con su tarea de regulación y de control", prosiguió Cazabán.

Respecto a los 30 millones de pesos que se consideran necesarios para dar operatividad a OSM este año, Cazabán agregó que "el Gobernador analizará y se adoptará un decisión. El aumento (de tarifas) del año pasado fue lo mínimo e indispensable para garantizar el funcionamiento de la empresa. Indudablemente que hay que inyectar a OSM una fuerte inversión, pero no para que manos privadas hagan lo que quieran".

Comentá la nota