Cazabán ofició de vocero oficial para mostrar que sigue firme en su cargo.

El secretario general de la Gobernación, Alejandro Cazabán, encabezó ayer un breve contacto con la prensa en lo que se interpretó como un segundo día de señales en favor de su continuidad en el seno de un gobierno de Celso Jaque, cuyos cambios aún se hacen esperar.
Junto al secretario de Medio Ambiente, Guillermo Carmona, Cazabán actuó como vocero de una reunión de gabinete en la que el Gobernador distribuyó tareas de corto, mediano y largo plazo para la mayoría de sus ministros.

El secretario general anunció que esta semana se convocará al Consejo Interpartidario de Educación, con vistas a que la semana entrante Jaque pueda recibir el borrador del proyecto de ley general de Educación de la provincia, elaborado de común acuerdo con la oposición, que el Ejecutivo prevé enviar a la Legislatura para su tratamiento.

En tanto, Carmona confirmó que el próximo 17 de julio se convocará al Consejo de Estado del Plan Estratégico de Desarrollo de Mendoza establecido por la ya aprobada Ley de Ordenamiento Territorial.

Cazabán enumeró las tareas que distribuyó Jaque entre sus colaboradores: el ministro de Infraestructura, Francisco Pérez, deberá llevar a cabo un "programa especial de reparación de escuelas" aprovechando el receso adelantado y prolongado de invierno; el titular de Seguridad, Carlos Ciurca, tendrá que instalar antes de fin de mes las cámaras de seguridad previstas para centros urbanos.

El de Producción, Guillermo Migliozzi, deberá comenzar las reuniones con los dirigentes de la producción preparatorias del ciclo agroganadero venidero y la directora general de Escuelas, Iris Lima, lejos de irse, deberá comenzar a implementar instrumentos pedagógicos "a distancia" para recuperar días en caso de que se prolongue el cierre de escuelas por la pandemia.

Dado ese detalle, Cazabán y Carmona se retiraron sin responder preguntas.

Si bien el proceso de reestructuración interna del Gobierno transita por senderos silenciosos, trascendió que en una prolongada reunión entre Jaque y sus colaboradores más cercanos, el análisis de la situación pos electoral no evitó la discusión.

Es que el martes hasta casi la medianoche en la Casa de Gobierno se habló de la extensión que deben abarcar las modificaciones en el gabinete. No sólo se habló de "cambios de actitudes, de roles y de formas de trabajo", sino también de ministros.

Comentá la nota